Ovación

Terrible batalla campal en el clásico de Cali

El alcalde de la ciudad colombiana anunció que si continúa la violencia provocada por los barras del fútbol, suspenderá los partidos para impedir disturbios

Viernes 26 de Mayo de 2017

El alcalde de la ciudad colombiana de Cali, Maurice Armitage, anunció que si continúa la violencia provocada por los ultras del fútbol, suspenderá los partidos para impedir disturbios como el del miércoles entre barras bravas de Deportivo Cali y América que dejaron 30 heridos y 85 detenidos.

"El fútbol no puede ser sino un deporte y no un medio de violencia. Si la violencia sigue en el fútbol yo, como alcalde de Cali, lo voy a prohibir", dijo Armitage. Añadió que la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) "tiene que entender que primero está la ciudad que el fútbol".


Antes y después del partido que jugaron Cali y América en el cierre de la fase inicial de la Copa Colombia se presentaron enfrentamientos entre fanáticos de ambos equipos con cuchillos y pistolas, según informaron las autoridades. Los hechos llevaron este jueves a la Dimayor a llamar "criminales y desadaptados" a los ultras que promovieron la violencia, y a cancelar las señales por televisión y radio de los partidos entre Atlético Bucaramanga y América, y Deportivo Cali y Millonarios, decisivos para la clasificación a los cuartos de final de la Liga.

"Queremos expresar la profunda vergüenza que tiene el fútbol profesional colombiano por lo que esta sucediendo por estos mal llamados hinchas de barras bravas. A ellos no los podemos calificar como barras bravas, son unos criminales y unos desadaptados", dijo el presidente de la Dimayor, Jorge Perdomo.

Añadió que la comisión disciplinaria de la entidad ordenó que América y Cali jueguen sus próximos tres partidos de local de la Copa Colombia y dos de la Liga sin público en las tribunas. Una vez cumplidas estas sanciones, ambos clubes tendrán cerradas las tribunas norte y sur durante dos partidos más como local.

Según las autoridades, los enfrentamientos de la noche del miércoles entre hinchas violentos que invadieron la cancha del estadio Pascual Guerrero de Cali, dejaron 30 heridos, 85 detenidos, 51 armas blancas incautadas y el decomiso de un gran número de estupefacientes.

Fuente: UNO Mendoza.

¿Te gustó la nota?