La Selección Argentina masculina de handball logró este viernes un histórico triunfo ante Polonia, cuarto en los Juegos Olímpicos de Río 2016, por 29-24, en el debut en la 43ª edición del prestigioso torneo español Memorial Domingo Bárcenas, cuadrangular que además cuenta con el equipo anfitrión y Bielorrusia y que se lleva a cabo en Pontevedra y Vigo. El entrenador español Manolo Cadenas, quien reemplazó a Eduardo Gallardo, realizó un planteo brillante y escribió con letras doradas su primer capítulo al frente de Los Gladiadores en el Pabellón Municipal de Pontevedra.

Si bien el técnico llevó a las principales figuras que se desempeñan en las ligas de Europa, el primer tiempo lo jugó con la mayoría de los más jóvenes y el resultado parcial fue un estupendo 13-13, con una extraordinaria actuación del arquero Leonel Maciel. Cadenas en el segundo puso en cancha al equipo ideal y Argentina, con un lúcido y más que efectivo Diego Simonet, sacó una diferencia de seis goles. El Chino, que anotó los primeros tres tiros, tuvo como laderos a Federico Fernández y Federico Pizarro, otras dos figuras del equipo.

En un momento, Los Gladiadores decayeron en su rendimiento y los europeos, que tiene a casi todos sus jugadores en grandes equipos más allá de que hay recambio generacional, se puso a tres de diferencia. Argentina, no obstante, se complicó solo y en el final puso en peligro su victoria por fallas propias, pero también por los polémicos fallos arbitrales.

El combinado nacional llegó a jugar dos minutos con dos menos (sumada a la expulsión del técnico Cadenas, algo inusual en el handball mundial) y hasta con tres por el error del asistente Guillermo Milano (realizó un mal cambio). Pero ahí Argentina mostró su mejor versión: defendió excelente y atacó aún mejor y así encarriló un triunfo notable.

Ovación Mendoza