Ovación
Domingo 12 de Noviembre de 2017

Un codazo brutal para anestesiar a su rival

Matt Brown decidió que ya es hora de marcharse del octágono a sus 36 años y lo hizo de una manera contundente. A su adversario aún le siguen contando

La UFC si tiene algo es espectacularidad. Ya sea con llaves, golpes o patadas las artes marciales mixtas siempre da gran show y nos deja con el ojo cuadrado. Para muchos, un deporte salvaje, pero para otros una demostración de carácter, personalidad, valentía y capacidad. Todos factores que hacen a un gladiador.

Este fin de semana, volvió a dejar sentado una historia difícil de olvidar. En el UFC Norfolk se enfrentaron los estadounidenses Matt Brown y Diego Sánchez, que comenzó con todo y con esa intensidad, terminó rápidamente en la lona. Sánchez intentó patear a su rival, pero Brown se avivó y agarró del pie. Sin equilibrio, Diego quiso recuperarse y cuando lo intentó ¡chau! codazo a la sien y muñeco al suelo.

Embed

El golpe fue tan fuerte que se desplomó y sin oportunidad de levantarse. Generalmente después de un golpe brutal así los luchadores tratan de liquidar el trámite, pero este caso Brown, de 36 años y en su última pelea como profesional, se dio cuenta que no era necesario, ya que su adversario ya estaba en el quinto sueño.