Ovación
Miércoles 08 de Agosto de 2018

Un ex-jugador de Unión se dio un gusto con su ídolo

Ignacio Arce, actual arquero de San Martín de Tucumán, creció viendo atajar al Loco René Higuita en Colombia, que está en el Jardín de la República con Nacional, el rival de Atlético en la Copa Libertadores.

Esa melena de rulos negros tan tropicales como la mejor cumbia colombiana son inconfundibles. Ese bigote caribeño que lo acompañan con la sonrisa franca de siempre completan la imagen: René Higuita está en Tucumán, y esta tarde pisó Ciudadela, donde Nacional de Medellín empezó su preparación para el duelo del jueves contra Atlético por la Copa Libertadores.


Y Nacho Arce, arquero y figura de San Martín no dudó en acercarse, conocer a su ídolo, intercambiar palabras, nueva foto de perfil y cumplir el sueño, según dio a conocer el sitio digital de El Once Gol.


"Llegó al club y se mostró muy amable con todos los empleados del club, con los que están haciendo obras en las plateas, y con los jugadores también", cuenta Gonzalo del Santo Store, quienes le regalaron una camiseta a Higuita para que pose con los colores del Santo apenas llegado a Tucumán.


"Higuita está al tanto de todo lo que es San Martín. Nos felicitó por el ascenso a Primera y en ese momento se acercó Nacho Arce para conocer a su ídolo", agrega el empleado del Santo. Acto seguido, Nacho compartió un momento con el Loco, quien ya había recibido cariño desde que la delegación salió de Colombia y realizó una escala en Lima.


Nacho cambió su número para este torneo y será el 22, el Loco, como René, quien es el tercer más goleador del mundo y uno de los revolucionarios del puesto con su juego en los pies, algunos bloopers como el de Italia 90 contra Camerún, pero una carrera de logros, títulos internacionales, el inolvidable escorpión el 7 de septiembre del 95 en Wembley y una frescura en el juego que conserva ahora en sus funciones con Nacional.


El estilo de juego de Arce es similar al de René: juega muy bien con los pies, se anima a gambetear delanteros en su propia área, siempre al límite, y con una personalidad suficiente para haberse convertido en uno de los ídolos y principales figuras del ascenso.


UNO Entre Ríos