El delantero peruano Diego Armando Mayora, exjugador de Colón de Santa Fe y actual futbolista del Real Garcilaso del Cusco, fue detenido por la policía por conducir ebrio y después de resistirse al arresto, al punto de tener que ser reducido por cuatro agentes dentro de la comisaría, según informaron hoy medios locales.

El jugador, de 26 años, tuvo que ser esposado después de intentar marcharse de la comisaría y forcejear e insultar a los policías que se le abalanzaron para continuar con los trámites, ante la mirada de otros detenidos, según se aprecia en un video difundido por Zona Pucallpa Noticias.

El dosaje etílico arrojó que el futbolista tenía 1.19 gramos de alcohol por litro de sangre, siendo el límite legal de 0.5.

El futbolista había sido detenido previamente en un control de alcoholemia en Pucallpa, su ciudad natal, capital de la amazónica región de Ucayali, fronteriza con Brasil.

Tras destacarse como goleador en el torneo local durante 2016, Mayora fue convocado con la selección peruana para dos partidos de las eliminatorias de clasificación para el Mundial de Rusia 2018, pero no llegó a disputar esos encuentros.

Por su buena actuación de ese año, fue contratado por el Club Colón, aunque en 2017 volvió al fútbol de su país, al ser fichado por el Deportivo Municipal, y este año jugó con Garcilaso la Copa Libertadores, donde ha aparecido en tres partidos, todos ellos partiendo desde el banquillo.

El delantero peruano hizo un mea culpa a través de sus redes sociales y se mostró arrepentido y avergonzado por lo acontecido: "Quiero dar la cara y afrontar mis acciones. Pido disculpas por lo sucedido".