Pablo Fornals generó un gran susto en el partido entre el Villarreal y Athletic de Bilbao, cuando se desplomó sobre el campo de juego en la primera parte del partido. El jugador quedó tendido en el suelo y provocó la alarma en los equipos médicos de ambos clubes, que le atendieron en seguida.

Aunque pudo levantarse, el futbolista del Villareal tuvo que ser sustituido y salió del campo por sus propios medios. Mientras se iba, Fornals tranquilizó al público y a sus compañeros, señalando que no era una situación grave. Más tarde, el Villarreal informó que el jugador había sufrido un "presíncope" y que no llegó a perder el conocimiento.

Pese a todo, la situación es parecida a la que vivió en diciembre, antes del partido de Liga contra el Barça, cuando se desmayó en un entrenamiento y no jugó por culpa de una hipoglucemia. Tras la repetición del lunes, Fornals tuvo que pasar la noche en observación en el hospital y pendiente de que le realicen más pruebas.