Un niño de 13 años murió el sábado tras sufrir un golpe contra un rival durante un partido de fútbol en Holanda.

El club MvR Heerenberg, en el que el niño jugaba de portero, indicó el sábado por la noche en un comunicado que el jugador chocó contra un rival y quedó inconsciente.

Fue trasladado de Heerenberg a un hospital de la ciudad vecina de Nimega, donde falleció después de que no le pudieran reanimar.

"Estamos profundamente tristes en la federación. Estamos con sus familiares y los miembros del MvR", indicó en Twitter el director de fútbol amateur de la federación holandesa de fútbol, Jan Dirk Van Der Zee.

Todos los partidos que iban a jugar los equipos del MvR Heerenberg este fin de semana fueron cancelados.