Ovación

Unión jugó un buen partido y se trajo un punto del Monumental

Más allá del muy buen empate 0-0 que logró ante River en el Monumental, Unión jugó un gran partido y por momentos estuvo cerca de ganarlo. Este rendimiento le permite al plantel y al cuerpo técnico llegar de la mejor manera para jugar el Clásico en el 15 de Abril

Domingo 12 de Marzo de 2017

A una semana de jugar el partido más importante del campeonato que es sin dudas el Clásico, Unión dio una muestra de carácter y por momentos de buen fútbol para obtener un empate como visitante ante River y dejar bien claro que este equipo sabe a qué juega y que sus futbolistas están muy identificados con el entrenador.

El reinicio del torneo no era para nada sencillo puesto que debía pisar el Monumental ante un equipo que estaba urgido por ganar, ya que está muy lejos de la punta del torneo y se suponía que intentaría llevárselo por delante.

Sin embargo, nada de eso ocurrió y durante buena parte del encuentro fue Unión el que impuso condiciones para reafirmar que aquellos que quieran ganarle deberán correr y meter más de la cuenta.

Un primer tiempo más que aceptable hizo que Unión no sufriera en el Monumental y que en gran parte del mismo dominara a River, producto del orden táctico y la entrega a la hora de disputar el balón. El Tate propuso un partido físico de mucha entrega, sin dejar pensar a su rival que tiene mayores recursos técnicos e individuales. Lo que hizo el conjunto que dirige Juan Pablo Pumpido fue muy eficaz, dado que presionó en todos los sectores del campo de juego e hizo que el Millonario se equivocara seguido.

De hecho la situación más clara de gol estuvo del lado del elenco visitante con un disparo desde media distancia de Manuel De Iriondo que propició una buena ataja de Augusto Batalla quien voló para mandar el balón al córner.

Difícilmente se pueda recordar alguna acción en donde Unión quedó mal parado, ya que desparramó muy bien sus futbolistas en el terreno de juego, como hacer los relevos pertinentes. Por allí, Gonzalo Martínez desbordó en algunas ocasiones a Emanuel Brítez y Carlos Auzqui a Nahuel Zárate. Pero ninguna de esas jugadas generó peligro cierto.

Así las cosas, en el primer cuarto de hora fue el Rojiblanco el que se plantó mejor en la cancha sorprendiendo al local que no atinaba a reaccionar. Si bien es cierto que le costaba tener profundidad, esa actitud lo ponía por arriba de su rival.

Y una muestra de eso es que Nereo Fernández prácticamente fue un espectador de lujo en esos primeros 45'. Buen trabajo de los volantes centrales (De Iriondo y Martín Rivero) para presionar bien arriba y no dejar que Ignacio Fernández pudiera progresar por el centro de la cancha.

Sin un referente de área, dado que Lucas Alario arrancó el partido en el banco de relevos, los centrales de Unión (Leonardo Sánchez y Agustín Sandona) tuvieron un desempeño sin fisuras controlando sin problemas a Rodrigo Mora que era el delantero que se metía por el centro. De esta manera, River no generó opciones claras como para vulnerar la valla rojiblanca y a lo largo de la primera etapa fue Unión el que hizo mejor las cosas.

Si bien es cierto que no pudo aprovechar los espacios que dejaba el equipo local en defensa, cuando pisó el campo rival lo hizo con mucha gente pero le faltó la puntada final como para acertar en los últimos metros.

El segundo tiempo se planteó de manera distinta, porque ya los dirigidos por Pumpido no sostuvieron una presión tal alta y dejaron que River avanzara. De alguna manera era algo lógico dado que físicamente sintieron el rigor de la primera mitad. Fue en ese lapso que se observó lo mejor del Millonario.

En apenas dos minutos tuvo tres chances muy claras como para abrir el marcador. Primero a los 6' con un cabezazo de Mora dentro del área chica que se fue desviado. Y luego a los 8' un zurdazo espectacular de Nacho Fernández se estrelló en el travesaño y el balón pico y salió de la línea. En primera instancia quedó la duda si no había ingresado en su totalidad, pero luego se confirmó que no fue así y por ende tanto el árbitro como el juez de línea acertaron en no convalidar el gol.

Posteriormente a esa acción, Zárate no pudo cerrar en una acción que no suponía peligro alguno y Auzqui remató para encontrar una notable respuesta de Nereo que inclinó su cuerpo y mandó el disparo al tiro de esquina. Fue el único momento en el que Unión fue desbordado, ya que no lograba contener en la mitad de la cancha y los dirigidos por Marcelo Gallardo atacaban con mucha gente.

Sebastián Driussi remató a la carrera pero la pelota se fue desviada y más tarde el delantero de River tendría una de cabeza que nuevamente conjuró Fernández.

Promediando el segundo tiempo, el Tate recompuso fuerzas y nuevamente comenzó a presionar como para que River no tuviera tanta libertad para manejar el balón y en consecuencia esa disposición táctica permitió que tomara las riendas del cotejo y se animara a atacar.

Un error de Luciano Lollo casi termina en gol de Lucas Gamba, pero Batalla lo presionó muy bien y el delantero no logró definir. Luego el mendocino, que jugó un buen partido, remató de media vuelta dentro del área y el balón se fue por encima del horizontal.

Ya en los minutos finales el partido se presentó de ida y vuelta dado que a River el empate no le servía y tenía que buscar como sea y a Unión le quedaban muchos espacios como para la contra. Gamba debió ser reemplazado, ya que estaba fundido de tanto picar y en su lugar ingresó el veloz Guido Vadalá.

Precisamente el ex-Boca tuvo la chance de darle el triunfo al Tate cuando se jugaba el último minuto, pero perdió un segundo en la definición y la rápida salida de Batalla le truncó el gol. Ya River no llegaba al arco visitante y el Rojiblanco se convencía que podía dar el batacazo.

Terminó muy entero Unión y eso es muy loable ya que no dejó de correr y meter a lo largo de los 90' mostrando personalidad como para bancar la parada, pero a su vez no resignando protagonismo porque nunca se metió atrás, a excepción de los primeros 15' de la etapa complementaria. Por lo cual el empate es muy importante, pero sobre todas las cosas la producción futbolística que debe dejar muy tranquilo al DT.

Embed

¿Te gustó la nota?