Ovación

Unión mejoró pero no le sirvió de nada: perdió 2 a 0 ante Estudiantes

Dos pelotas quietas lo condenaron al Tate y le dieron la chance al defensor Matías Aguirregaray de marcar por duplicado a los 2' y 24' de juego. De todos modos el equipo rojiblanco hizo méritos como para marcar goles dado que generó muchas opciones para convertir.

Lunes 29 de Mayo de 2017

Embed

El comienzo del partido no pudo ser peor para Unión, dado que en la primera aproximación Estudiantes se puso en ventaja aprovechando una pelota quieta. Cuando apenas se disputaban 2' Lucas Viatri ganó de cabeza, respondió muy bien Nereo Fernández desviando el balón, pero ese rebote lo capitalizó Matías Aguirregaray para poner al Pincha arriba por 1-0.


El Tate pudo llegar al empate unos minutos más tarde, pero Franco Soldano con un remate cruzado desperdició la chance tras una buena maniobra en ataque. Con la ventaja inicial el conjunto platense comenzó a hacer el juego que más le convenía. Por eso no sorprendió que a los 17' el Pincha desperdiciara una contra para aumentar la ventaja, pero Nahuel Zárate terminó cubriendo al delantero de Estudiantes que no pudo rematar.

De todos modos Unión se mostraba incisivo por el sector derecho con un muy activo Lucas Gamba que complicaba al fondo del León. Un cabezazo de Soldano a los 19' fue otra de las opciones que generó el Tate en ataque que hasta allí mostraba algunas cosas interesantes en ataque.

Sin embargo, a los 24' y en una nueva pelota quieta el Pincha estableció una mayor diferencia con el impensado goleador Aguirregaray que aprovechó un regalito de Emanuel Britez quien quiso rechazar dentro del área pero no hizo otra cosa que dejarle servido el balón al lateral charrúa que no se nubló dentro del área y definió con mucha serenidad.


El trámite de juego no coincidía con el resultado, ya que Unión llegó en varias ocasiones y mediante chances muy claras de gol. Mariano Andujar tapó dos veces primero ante Soldano y luego en la misma jugada ante una entrada de Gamba. Y minutos más tarde Mauro Pittón remató a la carrera y Aguirregaray la sacó en la línea. A esa altura el resultado era mentiroso, dado que el Tate había hecho méritos como para llegar al descuento. Pero evidenció la falta de gol que viene persiguiendo al equipo desde hace varias fechas.

El arranque del segundo tiempo mostró a Unión decidido a intentar descontar rápido para meterse en partido, sin embargo a los 3' nuevamente Aguirregaray estuvo cerca del gol con un disparo a la carrera luego de un centro atrás, pero en esta ocasión Fernández estuvo muy atento conteniendo el disparo sin dar rebote. Pablo Marini metió una variante, haciendo ingresar a Martín Rivero en lugar de Manuel De Iriondo con la intención de tener mayor claridad en la zona media.

En el entretiempo Nelson Vivas mandó a la cancha a Rodrigo Braña para darle mayor contención a la zona media, ya que por momentos en la primera etapa Unión lo había desbordado y le había manejado la pelota. Eso hizo que en el primer cuarto de hora de la etapa complementaria el Tate no llegara con tanta profundidad como lo había en el primer tiempo.

Sin embargo, en una ráfaga Unión pudo marcar el gol, primero con un cabezazo de Soldano que dio en el caño derecho del arco custodiado por Andújar y un minuto más tarde Britez remató dentro del área tapó Andújar y nuevamente el arquero se rehizo para despejar el balón cuando llegaba Leonardo Sánchez para conectar de cabeza.

A esa altura era una verdadera injusticia que Unión estuviese perdiendo por dos goles, pero en el fútbol los merecimientos no sirven de nada y el Tate padeció su falta de contundencia. Por ese motivo se fueron consumiendo los minutos finales y la impotencia se fue apoderando de los jugadores rojiblancos que intentaron en todo momento pero no pudieron vulnerar el arco rival.

Incluso el Pincha en un par de ocasiones muy claras estuvo cerca de aumentar el resultado y coronar una goleada que de ninguna manera se vislumbró en el desarrollo del juego. Desde lo futbolístico fue un paso adelante, ya que fue el mejor partido que jugó el Tate en la era de Pomelo Marini. Pero aún así no le alcanzó y en consecuencia cosechó la segunda caída consecutiva sumando apenas un punto sobre 12 en juego.

Es realmente preocupante el momento que atraviesa Unión, ya que está dejando en el camino puntos que después sufrirá y mucho en la próxima temporada. Por lo cual no puede darse el lujo de seguir perdiendo dado que restan cuatro partidos para la finalización del torneo y ante rivales de jerarquía lo que hace aún más preocupante el futuro. Ahora recibirá el sábado a Newell's, luego visitará a Huracán, será local de Independiente y cerrará el campeonato como visitante en la Bombonera ante Boca.

Por lo que se observa, realmente difícil lo que viene y encima afrontarlo con este plantel y un cuerpo técnico que no da en la tecla. Después de una etapa de tranquilidad que vivió el Tate desde que volvió a Primera División, no hay dudas que este es el peor momento y lo más doloroso es que parece no tener el diagnóstico y la medicación como para llegar a curarse.

Depende de esos milagros futbolísticos que suceden cada tanto y que en un par de partidos el cambio sea radical, no parece que vaya a ocurrir, pero a esta altura es de lo único que puede agarrarse este plantel golpeado en lo anímico, desjerarquizado y que hace ocho partidos que no gana. Se fue Juan Pablo Pumpido por no encontrarle la vuelta al equipo. Los directivos apostaron por Pomelo Marini y la decisión a todas luces parece equivocada. En Unión fallan todos: dirigentes, jugadores y cuerpo técnico. Frente a este contexto es difícil encontrar respuestas para esperanzarse con algo. Unión está inmerso en una crisis y lo peor es que todos los fines de semana parece que puede caer un poco más.

¿Te gustó la nota?