Si bien todavía algunos equipos de la Conferencia Norte aún no completaron sus planteles, está claro que Unión logró conformar uno de los perímetros más picantes de la competencia. A Emiliano Correa y Patricio Rodríguez se sumó Matías Aristu, este escolta rosarino que arrancó la temporada pasada con Boca y terminó en Platense.

El rosarino reconoció que "si bien estaba viendo la posibilidad de fichar con U23 en algún equipo de la Liga Nacional, se presentó esta buena posibilidad de Unión, me gustó mucho, también el entrenador que tiene, se armó un buen equipo y no dudé en venir a Santa Fe".

Aristu recordó que "jugué con Emi (Correa) en Libertad, donde fui a los 15 años y me fui a Instituto a los 19. Allí ascendimos a la Liga Nacional, después anduve por San Isidro, donde fui compañero de Miguel (Isola) y Bruno (Barovero). Después tuve la suerte de ascender con Comunicaciones y la temporada pasada como todos saben arranqué en Boca, donde no tuve muchos minutos, y uno busca jugar con lo cual tuve la posibilidad de hacerlo en Platense".

LEER MÁS: Unión se arma en el juego interior para la Liga Argentina

Las imágenes que se le vienen a la memoria al hincha de Unión son de aquel cierre en Mercedes donde el goleador fue decisivo para eliminar a los santafesinos, y un poco después en el tiempo resultó determinante ante un repleto Mocoretá para que Rosario le cortara la racha de tres títulos en fila a Santa Fe en el Provincial de Mayores, según publicó el sitio Marca Personal Web.

Al momento de definirse como jugador, expresó que "soy un jugador aguerrido, que le puedo aportar mucha defensa al equipo, tirador de tres, siempre trabajo para aportar lo que el equipo necesita, me considero un dos/tres tirador con mucha defensa y siempre positivo".

Los números en la 2017/18

En Boca disputó 9 partidos del Súper 20, con 2,8 puntos y 0,8 rebotes en 10,9 minutos. Por su parte, en Platense jugó 35 partidos, con 8,4 puntos; 3,4 rebotes y 1,2 asistencias (23' de promedio); tuvo 35,5% en triples (49/138).