Ovación

Uno de los últimos referentes de Unión ahora es "el chico de los mandados"

En el Tatengue dejó un gran recuerdo y luego de retirarse de la actividad con un ascenso, se alejó totalmente del fútbol y ahora trabaja para su mujer

Lunes 08 de Octubre de 2018

Diego Villar dejó un gran recuerdo en su paso por Unión, ya que siempre dio muestras de entrega y de sentido de pertenencia, como cuesta mucho encontrar hoy en día en muchos clubes del fútbol argentino.

Pipa tuvo una extensa campaña como jugador, donde arrancó en Newell's (2001/2004), luego pasó por Santiago Wanderers de Chile (2005), Godoy Cruz (2005-2007), Arsenal de Sarandí (2007/2008), Gimnasia de La Plata (2008/2010), Godoy Cruz (2010/2012), Racing (2012/2014), Defensa y Justicia (2014), Unión (2015/2017) y Aldosivi (2017/2018). 

Villar nació en Mar del Plata y se dio el lujo de terminar su carrera en Aldosivi, por lo que formó parte en la última temporada del ascenso a Primera División.

Pero una vez que dio la vuelta decidió colgar los botines y se dedicó a una actividad familiar que venían desarrollando desde hace unos meses.

Se trata de una casa de dulces, llamada Orio Mercado Dulces, donde en sus redes sociales se lo puede ver habitualmente desarrollando actividades de atención al público, stock e incluso denunciando con cámaras a aquellos amigos de lo ajeno que a veces se llevan algún regalito sin pagar.

Pero ahora se subió a la moto y mostró que ya saltó el mostrador para dedicarse a los mandados. Publicó una foto en su cuenta de Instagram, arriba de una Econo Power, con casco, y la leyenda: "
Me encontraron el puesto en @oriomercadodedulces".

Embed
Ver esta publicación en Instagram

Me encontraron el puesto en @oriomercadodedulces

Una publicación compartida de Diego Villar (@pipavillar) el

Algunos colegas, que habitualmente cubren la pretemporada de Unión, ya le encomendaron la tarea para que les consiga alojamiento en La Feliz para cuando el equipo de Leo Madelón realice allí la pretemporada.

De esta manera, Pipa Villar les marca el camino a varios de sus colegas y les demuestra que hay vida después del fútbol.

¿Te gustó la nota?