La operación de trasplante de corazón para Renzo Antonelli, de dos años, se realizó el 2 de junio en el hospital Garrahan, de Buenos Aires.

La operación iniciada en la noche de aquél sábado, concluyó pasado el mediodía del domingo, cuando pudo ser desconectado del corazón artificial. El niño debió permanecer un tiempo más en el quirófano para los primeros controles.

Luego, debió atravesar un período crítico de tres días que marcó su evolución.

Sus padres se habían mudado al Conurbano para cuidar del bebé.

El trasplante de Renzo fue uno de los temas en las redes sociales, evidencia de que miles de personas estaban pendientes de la suerte del niño correntino que desde octubre pasado vivía con el auxilio de un corazón artificial.

La situación dio un vuelco, cuando el abuelo materno, Jorge Ramos, anunció a través de Facebook que había un órgano donado que podría servir para el pequeño paciente.