Por Daniel Calivares

Según explicó el ministro de Gobierno, Félix González, tras los comicios, el justicialismo quedó sin fisuras en sus líneas internas.

“El gobernador habló con los ganadores y alentó a los perdedores, a los ganadores se les pidió que convoquen a todos a trabajar en conjunto”, explicó el funcionario, quien agregó: “El peronismo debate, discute, pelea en internas pero después se ordena rápidamente”, manifestó González.

No obstante, desde la Corriente Peronista, que nuclea al vicegobernador Carlos Ciurca y a los intendentes Rubén Miranda (Las Heras), Alejandro Abraham (Guaymallén) y Carlos López Puelles (Luján de Cuyo), admiten que no es tan así. De hecho, el mismo Ciurca señaló que el ministro de Hacienda, Marcelo Costa, quien patrocinaba la lista que perdió en Godoy Cruz, había cometido “muchos errores” y que debía corregirlos.

Esto porque para la Corriente Peronista, Costa no explicó su vínculo con Julio Bellido, el abogado que patrocinó a un grupo de okupas unos días antes de las elecciones y que trabajaba como asesor en el ministerio de Hacienda, hasta que se conoció su participación en las usurpaciones y el vínculo laboral se rompió.

En ese sentido, el ministro de Gobierno desligó a Costa de las usurpaciones y señaló que estas se trataron de “curros de abogados”, que buscaban encarecer esas tierras para venderlas al Instituto Provincial de Vivienda.

Objetivo: Julio César Cleto Cobos

Pero en el oficialismo, mientras curan las heridas ya fijan sus próximos objetivos. Por un lado las PASO, pero por otro, ganarle a Cobos en octubre.

Según explicó González, en las próximas semanas, el gobernador Francisco Pérez convocará a una mesa política en donde estén representados todos los sectores del justicialismo.

“Se analizará la mejor propuesta de cara a las PASO, independientemente de que otro dirigente se presente”, explicó González.

Esto se debe a que en el justicialismo buscan analizar si lo mejor, tras la interna, es que todos se encolumnen detrás de uno de los candidatos, que por ahora son: Abraham, Omar Félix y Germán Ejarque, sin necesidad de que se enfrenten entre sí, aunque por ahora, eso es solo una posibilidad.

El segundo objetivo del justicialismo es más concreto y tiene el nombre de Julio Cobos. La intención es ganarle y no darle posibilidad al radicalismo de fortalecerse.

“Sabemos que tenemos que avanzar para agosto y ganarle a Cobos en octubre”, señaló González.

La mira puesta en Cobos no es casual en el justicialismo, y menos luego de que el radical se lanzara en un acto hecho el jueves pasado. De hecho, no sólo González apuntó al ex vicepresidente, sino también el presidente de la cámara de Diputados, Jorge Tanús.

“Tuvimos acceso a un acto donde solo se habló mal de nosotros, tenemos derecho a pensar que esta fue una década ganada y ellos a pensar que (Fernando) De la Rúa fue mejor que Cristina Fernández”, dijo el ministro de Gobierno, quien le reclamó al radicalismo mayor cantidad de propuestas y menos descalificaciones y marketing político.

En tanto, Tanús acusó a Cobos de tener “débiles convicciones políticas” y de ser “desleal”, además de no tener “el liderazgo, ni la entereza para gobernar, ni representar a los mendocinos”.