Santa Fe

Para los estacioneros, liberar el precio de los combustibles podría ser beneficioso

"Eso sí, tiene que funcionar aceitadamente", dijo Alberto Boz, presidente de la Federación de Expendedores. Sigue preocupando la baja rentabilidad y el incremento de los costos estructurales de las estaciones.

Miércoles 23 de Agosto de 2017

Hace una semana, trascendió la decisión del gobierno nacional de liberar los precios de los combustibles a partir del año próximo. Actualmente, la revisión es trimestral y se realiza a través de una fórmula integrada por el precio internacional del petróleo, el de los biocombustibles y el tipo de cambio. En lo que va del 2017 hubo dos subas y una baja.

Los referentes de las estaciones de servicio en Santa Fe anticipan que la liberación de precios "es el sendero" que había marcado el gobierno y definen a la actual revisión trimestral como "una etapa previa". Si bien reconocen que en algunas reuniones entre funcionarios y empresarios se deslizó esta posibilidad, desde el Ministerio de Energía aún no se oficializó nada: "Teóricamente la nueva revisión va a ser mucho más corta, rápida. Lo que falta es ver si queda librado a las petroleras o si el gobierno va a tener algún tipo de injerencia", dijo a UNO Santa Fe Alberto Boz, presidente de la Federación Argentina de Expendedores de Nafta del Interior (Faeni).

LEER MÁS: Caída libre: La venta de GNC bajó 11% en los cinco primeros meses de 2017

"La idea del gobierno actual es que el mercado regule el precio. Hoy, YPF es la que pone el precio testigo, el resto de las petroleras no se puede ir mucho más arriba porque sino no venden" indicó Boz, y agregó que "si todo anda aceitadamente podría ser beneficioso". En ese sentido, explicó: "Quien tiene que venir a invertir sabe que puede invertir porque tiene su retorno de utilidad. Por otro lado, el consumidor sabe que el mercado está diciendo cuál es el precio que está dispuesto a pagar. Al haber oferta, habrá competencia".

De esta forma, y a entender del gobierno, terminar con la separación entre el precio local y el internacional sería tomado como una buena señal para quienes desean invertir.

LEER MÁS: Preocupación en el sindicato de playeros por el posible cierre de una estación

Reforma impositiva

La decisión del gobierno de liberar los precios estaría acompañada de una reforma impositiva. El objetivo es evitar que una suba fuerte del crudo no impacte demasiado en el precio minorista. En ese sentido, se trabaja sobre una nueva ley impositiva que actúe como "colchón anticíclico" para amortiguar tanto la suba como a la baja y evitar además la volatilidad de los precios minoristas.

"El propio ministro (Juan José Aranguren) manifestó que iba a trabajar en el Congreso para modificar la carga impositiva. La idea es armar un colchón anticíclico. No está claro todavía pero lo que podemos interpretar por dichos del ministro, es que la idea sería trabajar sobre el impuesto a la transferencia de combustible, que es un porcentaje del precio básico", dijo Boz. Sin definiciones al respecto, los estacioneros avizoran un tributo más flexible, que se amolde a las subas y bajas que tenga el precio del barril por ejemplo.

LEER MÁS: Estacioneros analizan cobrar un plus para recuperar rentabilidad

Otra de las dudas que se plantean los empresarios en el futuro es la desprotección que podrían sufrir las estaciones de bandera blanca. "El gobierno maneja YPF, que tiene el 55 por ciento del mercado. El precio se modifica al instante porque el combustible que está en cada estación es de la petrolera. Entonces, si a YPF se le ocurre subir o bajar, tiene la espalda suficiente para hacerlo pero no así un pequeño estacionero. Todo ese mecanismo no está claro. No sabemos los mecanismos de control que pueda o no establecer el gobierno", sostuvo el consultado.

Cabe recordar que este año, los combustibles subieron en enero un 8%; en abril tuvieron un descenso de 0,1% en naftas y 2,6% en gasoil; y en julio, subieron el 7 y el 6 por ciento, respectivamente.

¿Te gustó la nota?