Ayer, a las 14,30, en la esquina que forman Virasoro y San Martín de la ciudad de Rosario, un adolescente de 16 años que manejaba una motocicleta e iba acompañado de una menor de 15, pasó a gran velocidad por encima de un lomo de burro, perdió el control de vehículo, chocó contra un automóvil, cayó pesadamente, golpeó su cabeza contra el pavimento y falleció en el acto en el lugar. Su acompañante, resultó ilesa, aunque entró en una evidente crisis nerviosa.

Escaparon a gran velocidad

Ayer, a partir de las 14, fue dispuesto un procedimiento de control vehicular que fue ejecutado por oficiales y suboficiales de la Brigada Motorizada de la policía rosarina, por integrantes de la Guardia Urbana Municipal (GUM) y por funcionarios de Control Urbano de la Municipalidad de Rosario, en la esquina que forman las calles San Martín y Virasoro, cuando advirtieron que dos motociclistas, uno de ellos con una acompañante, eludieron el control y se escaparon a toda velocidad. Los funcionarios dieron cuenta del suceso a la central de emergencias 911.

Fallecido

Pero, instantes después, supieron que el motociclista aludido, atravesó un lomo de burro a gran velocidad, perdió el control de vehículo, se estrelló contra un auto que atravesaba el lugar con una familia a bordo, y cayó pesadamente contra el paviemento, adonde falleció, según la constatación que realizó posteriormente el médico de la repartición policial. La víctima fue identificado como Franco Ramírez de 16 años.

Fuerte crisis de nervios

La adolescente de 15 años, resultó ilesa, aunque fue tratada por los profesionales médicos de una ambulancia del SIES 107 que concurrió al lugar, ya que quedó inmersa bajo una fuerte crisis nerviosa. Fue secuestrada la motocicleta marca OImo de 110 centímetros cúbicos sin chapa patente, y el automóvil embestido por el motociclista, un VW modelo gol con dominio CJC 969, siendo que una menor que viajaba en el asiento trasero del vehículo resultó con una herida leve en el rostro.

Peritajes criminalísticos

Informaron la novedad sobre el suceso a la Jefatura de la Unidad Regional II Rosario de la Policía de Santa Fe, y éstos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó la realización de los peritajes criminalísticos de rigor, los que fueron ejecutados por los agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI).