Policiales

Abandonaron 1.600 kilos de drogas para evitar ir presos

El dilema de los narcos: abandonar la carga y huir o ser apresados. La Justicia federal buscará a los dueños del transporte adonde encontraron 1.680 kilos de marihuana. Quién investigará.

Lunes 03 de Noviembre de 2014

El secuestro de 1.680 kilos de marihuana escondidos en un camión abandonado en la Ruta 1, en jurisdicción de Arroyo Leyes (a 15 kilómetros de Santa Fe), fue el resultado de un procedimiento llevado a cabo el domingo 2 de noviembre por personal de la Unidad Regional I de la policía provincial.

El rodado es un Fiat Iveco, patente LBR 421, con semirremolque, en cuyos laterales puede leerse “Empresa Cruz Andina SA”. Trasladaba un acoplado identificado con el nombre Hamburg Sud, una naviera alemana que se dedica al transporte marítimo y a la distribución de mercancía por medio de contenedores.

El material secuestrado y las actas del procedimiento fueron derivadas la Secretaría de Delitos Complejos, del Ministerio de Seguridad provincial. Desde allí se puso en autos a la Justicia Federal por tratarse de una infracción a la Ley Nacional de estupefacientes Nº 23.737.

Vale señalar que todo comenzó con el llamado de lugareños que alertaron a la Policía sobre la presencia del pesado rodado en una de las arterias que confluye con la Ruta 1, a la altura del kilómetro 14.

Cuando los agentes de la Subcomisaría 20 acudieron al lugar, se encontraron con el camión ya en zona de bañados, cerca del río, al oeste de la ruta, sin ocupantes y con una escalera de aluminio que subía hasta el techo del contenedor. Los policías subieron allí y se encontraron con una puerta trampa. Ahí observaron los paquetes que finalmente comprobaron que eran de marihuana. En ese momento, los policías presentes pidieron apoyo al Comando Radioeléctrico de la costa, la Comisaría 14 y otras dependencias de esa jurisdicción.

Investigación y derivaciones

Durante la jornada de ayer, agentes que trabajaron en los primeros pasos de la investigación constataron que el camión no cuenta con pedido de secuestro por ningún motivo en la actualidad. Además, investigaron el origen de la marihuana y el punto de partida que tuvo el camión y fundamentalmente cuál iba a ser el destino que tenía la carga. Ambas cuestiones, origen y destino, son al cierre de esta edición desconocidas, aunque presumen que por el tipo de envoltorio de la droga secuestrada y el pesaje de cada uno de los ladrillos sería de la elaborada, fraccionada y acondicionada en Paraguay.

De comprobarse ese extremo, es probable que la droga hubiera sido cargada y transportada por distintas provincias de la República Argentina, y ese derrotero incluiría a Misiones, Corrientes, Entre Ríos y Santa Fe.

De ser así, el conductor del vehículo como los acompañantes en dos camionetas estarían filmados cuando atravesaron el túnel subfluvial Uranga-Silvestre Begnis. Eso arrojaría tanto la imagen del conductor como los dos de ambas camionetas tipo 4 x 4 que oficiaron de “barredoras”, es decir aquellas que monitorean la existencia de controles policiales durante el tránsito del camión, para evitar ser detenidos. La otra posibilidad es que ambos barredores se hayan incorporado en Santa Fe, más precisamente a la salida del túnel subfluvial, y no existieran entonces registros de videovigilancia.

A la luz de las cuestiones analizadas sobre el derrotero del camión y la factura de los ladrillos de marihuana –típicos de Paraguay–, es una hipótesis que el vehículo pudo haber transitado la zona litoral ya mencionada. Otra, es que lo haya hecho desde el norte por la Ruta Nacional 11, desde Clorinda en Formosa, pasando por Chaco y finalmente llegando a Santa Fe, para en algún punto viajar hasta la Ruta Provincial Nº 1.

Una decisión apresurada

La cuestión sobre el hallazgo del camión en las arenosas calles del distrito de Arroyo Leyes en la primera hora de la madrugada del domingo, que fue denunciado por los vecinos de la zona, ante el estruendo de los motores del camión como de las camionetas y el posterior procedimiento de hallazgo de los estupefacientes escondidos en el camión, soltó las ataduras a todo tipo de especulaciones sobre el caso.

Por ejemplo, que los barredores, por algún motivo decidieron hacer ingresar el camión semirremolque a una calle arenosa del tranquilo y apacible paraje de Arroyo Leyes. Y que esta situación derivó en la denuncia de los vecinos a la Policía y la presencia inmediata de estos, descendiendo con las balizas encendidas. Posiblemente esto puso a los narcos en apuros y decidieron abandonar el camión con la valiosa carga –cuyo avalúo se estima en unos tres millones de pesos. Prefirieron perder el semirremolque con el contenedor y la marihuana y no la libertad y por eso escaparon hacia la zona de bañados.

Ahora falta saber quiénes son los propietarios de la empresa de transporte con sede en Quilmes, provincia de Buenos Aires.

Juan Trento/policiales@uno.com.ar

¿Te gustó la nota?