Policiales
Lunes 28 de Mayo de 2018

Amenaza de bomba: serán indagados hoy dos adolescentes con arresto domiciliario

Sucedió a media mañana en la escuela secundaria Nicolás Avellaneda de Santa Fe. Un llamado telefónico a la central de emergencias 911 alertó sobre la colocación de una bomba en el establecimiento educativo. Fueron detenidos y señalados como presuntos autores de "intimidación pública". Serán indagados por el juez de menores, doctor Games.

Este lunes al mediodía, dos alumnos de la escuela secundaria Nicolás Avellaneda fueron llevados a la Comisaría 5° de la capital santafesina, con el secuestro de un teléfono celular desde el que habría partido la llamada que impactó en la central de emergencias 911, adonde se avisó sobre la colocación de una bomba dentro del establecimiento educativo.

El trabajo policial investigativo y articulado rindió sus frutos, y lograron ubicar a los presuntos autores del llamado, los que fueron llevados a la Comisaría 5°, y autoridades del juzgado de menores, ordenaron su identificación como posibles autores del delito de "intimidación pública", y serán indagados este martes, a las 9, en el juzgado de menores.

Conmoción
Nuevamente, esta mañana, hubo conmoción en la escuela Avellaneda, como consecuencia de un llamado telefónico en el que se amenazaba sobre la colocación de un artefacto explosivo en el interior del establecimiento educativo y durante el horario de clases.

Oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe, llegaron hasta el edificio en la costanera santafesina, evacuaron a todas las personas junto con las autoridades escolares del interior del edificio, llevando a la plaza más cercana a la totalidad del alumnado, profesores, directivos, mientras oficiales especialistas de la Brigada de Explosivos cumplieron con el protocolo de actuación en la requisa pormenorizada de todo el edificio, que arrojó resultado negativo.


Arresto domiciliario
Los pesquisas de la fuerza policial actuaron en consonancia y articuladamente con el objeto de la determinación del suceso, y lograron ubicar a los dos adolescentes que fueron protagonistas de este caso.

Por la edad de los menores, 16 y 17 años, y ambos alumnos de la escuela Nicolás Avellaneda y con la llamada hecha durante el horario de clases, la secretaria del juzgado de menores de Santa Fe, ordenó que ambos adolescentes cumplan con arresto domiciliario y que ambos deberán presentarse este martes, a las 9, ante el juez de menores doctor Games, y que durante la jornada de este lunes sean identificados como presuntos autores del delito de "intimidación pública".

Además, también fue ordenado, que el aparato telefónico secuestrado desde el partieron la llamada con la amenaza de bomba sea sometidos a peritajes por los especialistas de la Policía de Investigaciones (PDI).

El Artículo 211 del Código Penal, en su capítulo III, fija las penas para los delitos contra el órden público y sobre el de intimidación pública –el delito que se les imputaría mañana a los adolescentes–, indica: "Será reprimido con prisión de dos a seis años, el que, para infundir un temor público o suscitar tumultos o desórdenes, hiciere señales, diere voces de alarma, amenazare con la comisión de un delito de peligro común, o empleare otros medios materiales normalmente idóneos para producir tales efectos".

"Cuando para ello se empleare explosivos, agresivos químicos o materias afines, siempre que el hecho no constituya delito contra la seguridad pública, la pena será de prisión de tres a diez años", agrega, aunque en este caso se trata de menores penalmente responsables, lo que podría atenuar el castigo.