Desde ayer, antes de la medianoche, hay una custodia de la Policía de Investigaciones (PDI) en una vivienda particular ubicada en el barrio Nuevo Horizonte en el extremo noroeste de la capital santafesina.

La presencia policial obedeció a que uno de los oficiales que participó en la aprehensión de cuatro policías en la madrugada del lunes en terraplén Irigoyen y calle Pedro Zenteno del barrio Barranquitas, recibió amenazas de dos desconocidos montados a una moto que llegaron a la finca y lo amenazaron a gritos para que se retracte de la declaración que incrimina en la comisión de delitos a los policías incriminados.

El oficial víctima del suceso informó inmediatamente después a sus superiores inmediatos, y luego fue personalmente y denunció el suceso en subdelegación zona norte de Asuntos Internos, y los oficiales de esa dependencia, luego de recibir la denuncia y la inminencia de peligro para el oficial y su familia, y comunicar la novedad a la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, fue ordenada la custodia permanente en la vivienda familiar y es cumplida por pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI).

La novedad sobre la denuncia del suceso y la ordenada custodia fue informada a la fiscal MPA. Gabriela Arri, y a las autoridades del Ministerio de Seguridad provincial. Mañana, los cuatro policías aprehendidos, serán sometidos a la audiencia de prisión preventiva.