En la mañana de este lunes, alrededor de las 8.30, ingresaron policías de la Comisaría 3ª y de la Brigada de Explosivos al edificio de la escuela Grilli, ubicado en Balcarce al 1200 en barrio Candioti y demoraron a un chico de 13 años al que le secuestraron su teléfono celular, ya que, con ese aparato se hizo una denuncia sobre la colocación de un artefacto explosivo en el interior del establecimiento escolar.

El adolescente fue conducido a la sede de la seccional e informaron a la Subsecretaría del Menor, la Adolescencia y la Familia sobre el caso como a la Regional IV del Ministerio de Educación, equipo socioeducativo, cuyos funcionarios van a mantener una charla orientativa con el adolescente.

Falsa alarma

Efectivos de la agrupación Cuerpos cortaron el tránsito, mientras sus pares de la Brigada de Explosivos realizaron una profunda requisa dentro del edificio y no hallaron artefacto alguno. Luego de que no encontraron ningún elemento, los chicos reingresaron a la escuela para darle continuidad a la jornada de clases.

Informaron la novedad a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital, y a las autoridades del Ministerio de Educación (Equipo Socioeducativo) y de la Subsecretaría del Menor, la Adolescencia y la Familia dependiente del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia de Santa Fe.