El jueves, antes de la medianoche, fueron aprehendidos tres familiares de dos detenidos en Esperanza, sobre los que pesa la presunta responsabilidad criminal en robos que fueron perpetrados en esa ciudad como así también en Santa Fe. Los dos primeros apresados, identificados como P.O.K., de 46 años, y C.L.P., de 41, viajaban en una camioneta VW modelo Amarok gris, de la que fueron secuestrados un teléfono celular, un inhibidor de señales y una computadora.

Primeros detenidos

El trabajo investigativo y de esclarecimiento fue hecho por los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI), que consumaron las dos primeras aprehensiones el martes 15, en la intersección de las rutas provinciales 6 y 70, en el acceso este de la ciudad de Esperanza, en el departamento Las Colonias.

Pero durante la jornada del jueves, antes de la medianoche, en la localidad de Franck, también en el departamento Las Colonias, fueron aprehendidos tres familiares de los dos detenidos anteriormente, los que se movilizaban en una camioneta Toyota gris, con chapa patente GHV 098, y que pudo ser usada durante delitos que fueron cometidos en las ciudades de Santa Fe y de Esperanza.

En ese marco de trabajo policial, fueron perseguidos y aprehendidos dos mujeres y un hombre, todos mayores, cordobeses y familiares de los dos detenidos. Además, la camioneta contaba con pedido de secuestro "activo" ordenada por la Justicia Federal con sede en la ciudad de Córdoba. El trabajo policial santafesino dio lugar a distintos allanamientos que fueron ordenados en varios puntos de la provincia de Córdoba por la posible comisión de delitos.

Los delincuentes se valían de inhibidores con los que neutralizaban el cierre electrónico de los vehículos estacionados en supermercados, ya que hay un caso ocurrido en la playa de estacionamiento de un megamercado ubicado sobre la ruta nacional 168, frente al barrio El Pozo. También por otros hechos ocurridos con idénticas características en playas de estacionamiento y en la de supermercados de la ciudad de Esperanza.

Informaron la novedad a la jefatura de la Policía de Investigaciones (PDI), y estos hicieron lo propio con la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, María Laura Urquiza, que ordenó que continuaran privados de su libertad, que sean identificados y que se les forme causa como presuntos autores del delito de "hurto reiterado".