Este jueves, antes de las 13, un guardia de seguridad privado del Club Atlético Unión atrapó a un chico de 15 años y posteriormente lo entregó a dos oficiales de la Brigada Motorizada. El adolescente acababa de hurtar ocho pares de zapatillas, ojotas y camperas de la institución rojiblanca. Luego, los agentes alcanzaron a su cómplice cuando huía en bicicleta, en este caso, el chico tiene solo 13 años y ambos son inimputables por su edad.

Resguardo

Los oficiales de la Motorizada llevaron a los menores a la Comisaría 4ª de Santa Fe, como así también el secuestro de los elementos deportivos robados, dejándolos dentro de la dependencia para el resguardo de su integridad física, mientras se daba curso a las notificaciones a las autoridades competentes en materia de minoridad.

Informaron sobre el caso a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital y estos hicieron lo propio con las autoridades de la Subsecretaría del Menor, la Adolescencia y la Familia, haciendo constar que los mismos habían sido trasladados de inmediaciones del Club Unión, en la noche del miércoles, cuando intentaban sustraer pertenencias.