Ayer, antes de las 21, en inmediaciones de calle Misiones al 7400 del barrio Yapeyú, fueron aprehendidos tres muchachos de 20, 21 y 22 años, y a uno de ellos le secuestraron una pistola calibre 22 con una bala en la recámara y otras seis en el almacén del cargador, la que previamente y como consecuencia del seguro control policial, la arrojó en el interior de una cuneta.

•LEER MÁS: Primer crimen del 2018: asesinaron a balazos a un chico de 15 años en Yapeyú

El viernes, a las 20,50, los vecinos que viven en inmediaciones de calle Misiones al 7400 del barrio Yapeyú, denunciaron a la central de emergencias 911, la presencia de violentos tiratiros que se enfrentaron a balazos. El operador del 911, envió a ocho oficiales y suboficiales en cuatro patrulleros del Comando Radioeléctrico, Cuerpo Guardia de Infantería zona norte, de la Comisaría 7° y de la 5° Inspectoría Zonal, que inmediatamente se abocaron a un patrullaje intensivo en toda la zona, cuando aún se escuchaban las deflagraciones de los disparos de arma de fuego en toda la zona. En ese contexto, un oficial que iba en una de las camionetas patrulleros, encendió las luces superiores ubicadas sobre la barra antivuelco y observó a tres muchachos que escapaban y uno de ellos arrojó un bulto a una cuneta.

Pero, los tres jóvenes desconocidos, se toparon de frente con otros policías que estaban en uno de los patrulleros saturando la zona,y éstos los obligaron a detenerse. Luego, los policías buscaron en la cuneta y lograron secuestrar una pistola calibre 22, con una bala en la recámara y otras seis en el cargador, en óptimas condiciones de funcionamiento, y con evidente olor a pólvora. Los tres aprehendidos fueron llevados a la Comisaría 7° de Santa Fe, y alojados en uno de los calabozos de la dependencia de Orden Público.

Informaron la novedad sobre el resultado del procedimiento a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe, y éstos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó que ADA de 20 años, quedará privado de su libertad, que sea identificado y que se le forme causa como presunto autor del delito de "portación indebida de arma de fuego de uso civil"; en tanto, los dos restantes, AGA de 21 y MAB de 22, quedaron alojados por aplicación del artículo 10 Bis.