Policiales

Asalto en la escuela: "Tengo la imagen del revólver plateado en mi cabeza"

Lo relató Silvana, quien se desempeña como asistente escolar y fue víctima con otra compañera, de un violento robo de su celular en el ingreso a la escuela

Miércoles 04 de Agosto de 2021

En la tarde noche del martes, una asistente escolar y una portera que trabajan en el anexo de la Escuela Primaria Nº 1.234 “Luis Ravera”, ubicada en Teniente Loza al 7500, la Escuela de Enseñanza Media para Adultos “Eempa” Nº 1.331, fueron victimas de un brutal asalto en la puerta del establecimiento educativo, que se encuentro en barrio San Agustín.

Embed

Silvana, quien es docente desde 2018, tiene 38 años y trabaja como asistente escolar en el mencionado centro educativo para adultos, contó cómo fue el momento que duró unos pocos segundos pero fue muy violento. Dijo que junto a una de sus compañeras, portera de la institución estaban recibiendo a los alumnos del turno noche alrededor de las 18.30. "Yo estaba poniéndole alcohol a los chicos en las manos, mientras mi compañera les tomaba la temperatura cuando un hombre de unos 30 años se acerca para preguntar si había inscripciones para la escuela nocturna. Le preguntamos si para el primario o secundario y ahí como que se pone a dudar pero nos dice: primario".

Ella y su compañera seguían en la puerta por lo que tras conocer su respuesta su compañera lo invita a pasar para hacerle conocer sobre las inscripciones: "Pero fue allí donde sacó un arma, la apuntó y buscó su celular –siguió contando Silvana. Yo quedo contra una pared así que mientras eso pasa intento ingresar a la escuela pero él me agarra, me pone el arma en la cabeza y yo caigo al piso donde quedo de rodillas, entonces con el otro brazo intenta sacarme el celular del bolsillo de la chaqueta".

Según comentó la mujer, el hombre no hacía más que gritar: "«Dame el celular, dame el celular». Mi compañera agarró la botella con el alcohol y le tiró. Automáticamente con el revólver volvió a apuntarla a ella, mientras a mí me seguía sosteniendo con el otro brazo. Entonces decidí tirar el celular, él lo agarró y se fue".

Todo duró fracciones de segundos pero Silvana relató: "En ese momento tenía miedo de que dispare, no solo por mí sino por mi compañera y lo que tengo todavía grabado es la imagen del arma, un revólver plateado apoyado en mi cabeza. Además siento impotencia de que todo haya pasado en la puerta de la escuela".

Por otro lado afirmó: "Dude de darle el teléfono porque ahí yo tengo información de mis alumnos, de trabajos prácticos y varios documentos, porque además de ser asistente escolar trabajo como docente reemplazante en distintas escuelas".

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario