El sábado, antes de las 19.30 llegó a la explanada del hospital Cullen un auto donde llevaban a un hombre herido en la cabeza y completamente ensangrentado para que lo asistan . Los médicos y enfermeros lo atendieron en el shockroom para pacientes en estado crítico y constataron que presentaba un severo traumatismo encéfalo craneano (TEC) con pérdida de masa encefálica como consecuencia de un impacto de bala -presumiblemente de grueso calibre- en el lóbulo del ojo derecho. La víctima, Juan Domingo Álvarez de 30 años, fue compensado pero la gravedad de la herida produjo su muerte a las 23.45.

Peritajes

La investigación sobre el caso en el lugar donde había sido herido, Monseñor Rodríguez al 7000, como por datos aportados por familiares en el hospital Cullen, determinó que los testigos coincidieron en afirmar que Álvarez había sido atacado por un muchacho que es conocido en los barrios del noroeste de la ciudad por el apodo de "Yair". Luego, los uniformados preservaron la escena del ataque criminal y aguardaron llegada de los agentes de la Policía de Investigaciones (PDI), y así fue como consolidaron la información sobre la presunta identidad del asesino, y se realizaron patrullajes intensivos hasta el río Salado para dar con el prófugo, que no pudo ser detenido. En tanto, agentes del área Científica de la PDI, realizaron los peritajes criminalísticos de rigor en la escena del crimen.

Informaron sobre el deceso de Juan Domingo Álvarez de 30 años a las jefaturas de la Unidad Regional I La Capital y de la Policía de Investigaciones (PDI), y estos hicieron lo propio con la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, Ana Laura Gioria, que ordenó que el cadáver sea trasladado a la morgue judicial para la realización de la autopsia.