Este miércoles, antes de las 4, falleció en el hospital de niños de Rosario Víctor J. Vilela, una nena de cinco años llamada Maite Ponce, quien fue baleada en el rostro cuando estaba con su madre de 20 en la puerta de la vivienda en Ávalos y Larralde en el barrio Triángulo de la ciudad de Rosario. Fuerte operativo policial para atrapar a los dos asesinos que se movilizaban en una motocicleta tipo cross roja con la que escaparon a contramano.

Llamada al 911

Los vecinos que viven en la populosa barriada rosarina fueron los que denunciaron el suceso a la central de emergencias 911, detallando que había una joven mamá a la que hirieron a su pequeña hija a tiros. Al lugar llegaron oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos, mientras una ambulancia trasladaba a la menor y a su mamá en primera instancia hasta el hospital Alberdi. Mientras tanto, los policías secuestraron preservaron el lugar del ataque, mientras los vecinos les dijeron que los atacantes fueron dos que se movilizaban en una motocicleta tipo enduro cross roja, que luego de consumar el ataque escaparon a toda velocidad y en contramano.

Los policías realizaron operaciones de saturación en todos los corredores, mientras desde la Jefatura de la Unidad Regional 2 Rosario, trabajaron conjuntamente con los operadores de las cámaras de videovigilancia de la central de emergencias 911, para encontrar a los dos autores de los disparos que dejaron herida en el rostro a Maite Ponce de 5 años. No hubo detenidos.

Maite Ponce de 5 años, recibió las primeras curaciones en el hospital provincial, y luego fue derivada al hospital de niños Víctor J. Vilela de Rosario, adonde falleció como consecuencia de la grave herida recibida en el rostro, y la noticia fue confirmada por la dirección del nosocomio pediátrico.

Peritajes

Al lugar de la balacera, llegaron durante la madrugada, los agentes del área Científca de la Policía de Investigaciones (PDI) que fueron los responsables de la realización de los peritajes criminalísticos de rigor, en la escena del crimen, adonde fueron secuestradas 11 vainas servidas de pistola calibre 9 milímetros, que es un arma de guerra.

Informaron la novedad sobre la ocurrencia del grave ataque a tiros con consecuencias fatales a la jefatura de la Unidad Regional II Rosario de la Policía de Santa Fe, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación en la ciudad de Rosario, que ordenó la autopsia como la ejecución de todos los peritajes criminalísticos en la escena del crimen.