Este domingo, a las 9, fue hallado muerto un muchacho dentro de una vivienda ubicada en Estrada al 2000, entre Juan de Garay y Lisandro de la Torre en el barrio Santa Rosa de Lima de esta capital. Al lugar llegaron policías de Orden Público y de Cuerpos, que inmediatamente preservaron la escena del crimen hasta la llegada del médico policial, quien constató que se trató de una muerte violenta por una profunda puñalada en el corazón.

La víctima del crimen fue identificada como Federico Idem, de 22 años, quien era vecino del barrio y vivía a solo una cuadra de la vivienda en la que encontró la muerte. Los policías aprehendieron preventivamente a cinco personas que estaban en la casa en la que fue cometido el asesinato, tratándose de tres mujeres de 65 años, 25 y una adolescente de 17, y de dos hombres, uno de 19 y otro de 33.

Los vecinos que viven en las inmediaciones denunciaron a la central de emergencias 911 una gresca de proporciones dentro de una vivienda particular de Estrada al 2000. En pocos minutos arribaron patrulleros de Orden Público y Cuerpos, que rodearon la zona e ingresaron a la vivienda, adonde se encontraron con el cuerpo inmóvil de un muchacho que presentaba puñaladas en las piernas y en el tórax. Inmediatamente fue preservada la escena del crimen, hasta la llegada del médico policial que constató el deceso.

Los policías fueron anoticiados sobre las molestias que pudo causar la víctima, que en ese marco se produjo una discusión y una o varias personas lo apuñalaron hasta matarlo. Por lo tanto, y preventivamente, los oficiales aprehendieron a las cinco personas que estaban en la vivienda, tres mujeres: E.R.V., de 65 años; J.S.M., de 25 años, y a una adolescente de 17 años, y a dos hombres, D.O.M., de 19 años, y F.D.B., de 33.

Posteriormente, llegaron los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) que se hicieron cargo de la investigación del crimen y de las cinco personas aprehendidas en la vivienda en la que se consumó el asesinato. Simultáneamente, los agentes del área Científica de esa dependencia realizaron los peritajes criminalísticos de rigor.

Informaron la novedad sobre la ocurrencia del asesinato a las jefaturas de la Unidad Regional I La Capital y de la Policía de Investigaciones (PDI), los que hicieron lo propio con los fiscales en turno de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, que ordenaron que el cadáver sea trasladado a la morgue judicial para la realización de la autopsia.