Policiales
Martes 28 de Noviembre de 2017

Asfixió a su hija y argumentó que no tenía para darle de comer

Una de las testigos del caso es la tía de la víctima, quien vivía en la misma casa. Ocurrió en Buenos Aires.

Una mujer de 26 años asfixió con una almohada a su pequeña hija en su casa de Florencio Varela y cuando la detuvieron justificó el crimen afirmando que "no tenía para darle de comer" y que "estaba cansada de la situación" de pobreza que le tocaba vivir.

Fuentes judiciales confirmaron al Diario Popular que la niña, de casi 2 años e identificada como Milena Gómez, "fue asfixiada de frente" y su madre "le colocó medias en las manos para que no la rasguñara" mientras le impedía respirar. Ocurrió este lunes pero se supo a últimas horas del martes.

Una de las testigos del caso es la tía de la víctima, quien vivía en la misma casa ubicada en la calle 1156 entre 1135 y 1136.

De acuerdo a la declaración que brindó en la comisaría, su hermana, antes de cometer el hecho, "se encerró en una habitación con la nena y no salió durante horas" pese a que ella le reclamaba que abriera la puerta.

Momentos más tarde la observó cuando salió del cuarto con la menor envuelta en una frazada y se echó a correr a la calle, por lo que sospechó que algo malo había pasado y pidió ayuda de inmediato a un vecino.

El hombre, que vive en la misma cuadra, decidió intervenir y corrió a la mujer durante unos pocos metros, hasta que logró interceptarla en la esquina.

Allí, la mujer apoyó la frazada en la calle, la abrió y dejó ver a su hija ya sin vida, con los labios y la cara azulados.

El hombre, impactado por lo que había visto, llamó al 911 y dos oficiales de la Policía Local de Florencio Varela arribaron a los pocos minutos.

Mientras uno de los efectivos realizaba maniobras de resucitación a la víctima, el otro interrogaba a la madre, quien confesó el homicidio: "La maté, ya está, me aseguré. No podía darle de comer, ahora ya no va a sufrir más. Ya no podía soportar más esta situación, estoy muy cansada", expresó.

Luego de dos intentos en vano por salvarla, la niña fue trasladada de urgencia a una sala de salud de Ingeniero Allan, donde tampoco lograron reanimarla.

En tanto, la madre asesina, identificada como Karina Gómez, fue trasladada a la Comisaría de la Mujer de Quilmes imputada por "Homicidio Agravado por el vínculo".

Intervino en el caso la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) N° 5 de Florencio Varela, a cargo del fiscal Hernán Bustos Rivas.