Ataque en Bº Los hornos

Ataque en Bº Los Hornos: al comerciante y su mujer quisieron asesinarlos a balazos

A Jorge Mazza, de 37 años, y su mujer los atacaron cuando salían en un vehículo utilitario de su vivienda en J. P. López y Saavedra

Viernes 06 de Septiembre de 2019

Este viernes a la mañana, agentes de Homicidios y del Área Científica, ambas de la Policía de Investigaciones intentaron articular el rompecabezas sobre el cruento ataque a balazos al comerciante Jorge Mazza, de 37 años, cuando salía junto a su pareja en un vehículo utilitario de su vivienda en J. P. López y Saavedra, en barrio Los Hornos. El hombre recibió tres disparos y está internado en el Cullen fuera de peligro, mientras que la mujer no fue herida.

Del trabajo de los agentes que dialogaron con vecinos, surgió que el primero de los balazos desde una motocicleta en la que iban dos personas impactó en el vidrio del asiento del acompañante adonde estaba sentada la pareja de Mazza.

Embed

Luego, quien manejaba la moto acomodó el vehículo al lado de la ventanilla del conductor, Mazza, y descerrajó cinco balazos desde arriba hacia abajo a la altura de la cabeza y del tórax.

Previo a los disparos no hubo diálogo con el conductor: la ventanilla siempre estuvo levantada y los tiros fueron ejecutados a corta distancia. El calibre usado es de una pistola calibre 380, a la que se conoce vulgarmente como 9 milímetros chica. Secuestraron seis vainas servidas en el lugar del ataque.

bosco 4.jpg

Hipótesis

Según el análisis de los resultados preliminares de los peritajes, el ataque a balazos tuvo dos tiempos de una misma secuencia. Un primer balazo impactó en la ventanilla del acompañante y luego los atacantes descargaron cinco balazos en la ventana del conductor y escaparon a toda velocidad. Una posibilidad es que los agresores descontaban que su faena criminal estaba cumplida y el conductor y su acompañante, muertos.

Cuando sucedió el hecho estaba amaneciendo. Había suficiente claridad y los circunstanciales testigos aseguraron que quien disparó iba como acompañante de una motocicleta tipo cross. No hubo ningún diálogo entre las víctimas y los atacantes. Esa fue la mecánica: un ataque con el claro objetivo de asesinar tanto a Mazza como a su pareja.

bosco 3.jpg

En un asalto, la amenaza con un arma de fuego hace que la víctima entregue su maletín, bolso o cartera, adonde presumiblemente llevaría una cantidad de dinero en efectivo. Nada de eso pasó. Solo una agenda comercial estaba en el vehículo de Mazza.

bosco 2.jpg

Las causas del ataque son materia de investigación para establecer si se trató de una venganza, por una deuda impaga, una cuestión personal o un motivo comercial. Todavía no se sabe con certeza. Ahora es el tiempo de esperar que Mazza mejore en su estado de salud ya que recibió tres balazos en el brazo izquierdo, uno en el omóplato y el restante en la muñeca de su mano izquierda, con la que intentó resistirse a un final mortal. También se espera su recuperación psicológica.

Luego, cuando el fiscal y los investigadores puedan mantener una entrevista con él probablemente puedan establecer parámetros más precisos del hecho que sobrevivió junto a su pareja, solo por un milagro.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario