El sábado, con las primeras luces del amanecer, arrestaron a G. N. V. de 23 años, por su presunta responsabilidad criminal en la muerte de una adolescente, identificada como Estefanía Bravo de 15 años, en un suceso ocurrido el martes por la noche en una vivienda ubicada en cercanías de la esquina de Camino Viejo a Esperanza y La Pampa en el extremo noroeste de la ciudad.

• LEER MÁS: Investigan la muerte de una adolescente de 15 años en B° San Agustín II

Muerte violenta

Los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) que se abocaron al estudio del caso, trabajaron inicialmente con tres hipótesis sobre la muerte de Estefanía Bravo: una decisión personal de terminar con su vida; un hecho accidental que le provocó la muerte al manipular un arma de fuego, o bien un asesinato. El trabajo investigativo arrojó que presumiblemente la muerte había sido violenta y causada por un tercero, por lo tanto se trataría de un homicidio, y en ese plano articularon el trabajo policial que tuvo su desenlace en la mañana de la víspera con el arresto.

Constatación científica

La investigación tuvo su primer indicio cuando una médica del hospital Mira y López atendió a Estefanía Bravo, y estableció que por las características del caso se trataba de un crimen. El trabajo del forense siguió a tono con la versión de la primera profesional, y finalmente los médicos que realizaron la autopsia corroboraron que se trataba de un asesinato.

Delito imputado

Informaron la novedad a la Jefatura de la Policía de Investigaciones (PDI), y estos hicieron lo propio con los fiscales de la Unidad Especial de Homicidios del Ministerio Público de la Acusación, que ordenaron que el detenido continúe privado de su libertad, que sea identificado y que se le forme causa por delito de "homicidio".