Policiales

Cayeron dos delincuentes que tomaron como rehén y robaron a la familia de un comisario

Sucedió el miércoles al medidodía cuando dos delincuentes ingresaron a punta de revólver al domicilio particular del comisario y tomaron como rehenes a él y a su mujer. Robaron dinero en efectivo, joyas y teléfonos celulares. Finalmente, y tras un operativo del comando radioeléctrico, los detuvieron.

Miércoles 07 de Diciembre de 2011

Juan  Trento

lectores@unosantafe.com.ar

El miércoles, minutos después de las 12,30, la familia del comisario principal Omar Simón, subjefe del cuerpo de bomberos zapadores de la UR I, La Capital, de la policía santafesina, vivieron momentos de tensión y de zozobra cuando él y su mujer que recién habían arribado a su casa de su trabajo, quedaron a merced de dos delincuentes armados que ingresaron a punta de revólver a su domicilio.

Los delincuentes, los subieron a los esposos Simón al primer piso de la vivienda ubicada sobre calle Alberti al 4.900 de barrio Cabal, los maniataron y dueños absolutos de la situación comenzaron a "dar vuelta" la vivienda, desde donde se llevaron 4.000 pesos en efectivo, alhajas, teléfonos celulares y otros elementos.

El principio del fin

El comisario principal Omar Simón, luchó hasta que logró romper las ataduras que lo tenían maniatada, buscó su arma reglamentaria y bajó del primer piso de su vivienda; la yunta de delincuentes escapó corriendo del interior de la finca, y los vecinos llamaron a la central de emergencias 911 alertando a la policía sobre el suceso.

Varios patrulleros que recorrían el norte de la cuadrícula urbana de la ciudad de Santa Fe, armaron un operativo en el barrio Cabal hasta que finalmente lograron ubicar a los delincuentes cuando éstos abandonaron el patio de una vivienda adonde los tenían rodeados, saltearon los tapiales de otra, hasta que finalmente ambos fueron apresados.

Otros dos vecinos víctimas de la yunta de delincuentes

Se trata de L. D. de 57 años y de P. F. de 35 años, quienes dialogaron con Diario UNO de Santa Fe, y narraron las particulares circunstancias que les tocó vivir cuando uno de ellos fue obligado a esconder a los captores de la familia Simón en el interior de una pequeña pieza a punta de pistola, y el otro, que vio cuando pasaban por el patio de su vivienda, adonde finalmente fueron detenidos por los policías del comando radioeléctrico y de la agrupación cuerpos, ambos de la UR I, La Capital.

Un arma de guerra

Los policías que actuaron en el procedimiento de búsqueda, hallazgo, persecución y arresto de la yunta de delincuentes, le secuestraron un revólver calibre 44,40, arma que según la ley nacional de armas Nº 20.429, es un arma de guerra.

¿Te gustó la nota?