Policiales
Sábado 31 de Marzo de 2018

Cayó preso un remisero que amenazó a un automovilista con un arma de guerra cargada

Sucedió en avenida Blas Parera y Lavaisse, donde detuvieron a J.S.G., de 35 años, junto a su acompañante.

Este viernes, alrededor de las 17, durante un chequeo policial que fue ejecutado a un remís en avenida Blas Parera y Lavaisse, en el acceso este del barrio Schneider, fue secuestrado un revólver calibre 38 con la carga completa de balas y en óptimas condiciones de funcionamiento. Por el hecho, quedaron aprehendidos el remisero y la mujer que llevaba como acompañante. El procedimiento fue como consecuencia de la denuncia del conductor de un auto que viajaba con otras dos personas y que denunció por amenazas al remisero.

Un hombre de 34 años denunció a la central de emergencias 911, que cuando viajaba en su automóvil particular junto con dos amigos, al llegar a la esquina de avenida Blas Parera y Gorostiaga, observó que el conductor de un remís se le puso a la par, sacó un arma de fuego y lo apuntó en inequívoca señal de amenaza. El operador envió a un patrullero del Comando Radioeléctrico que se encontraba a muy pocas cuadras. Cuando los policías lo divisaron, persiguieron al automóvil Chevrolet modelo Corsa, remís de la empresa Real con número interno de la Municipalidad de Santa Fe 303 y chapa patente NXO 571.

Sin salida

El remisero fue obligado a descender del vehículo y fue identificado como J.S.G., de 35 años, al igual que la mujer que lo acompañaba, G.M.S.S., de 38, los que fueron chequeados personalmente. Al requisar el habitáculo del automóvil secuestraron un revólver calibre 38 con la carga completa de seis balas –es un arma de guerra– y en óptimas condiciones de funcionamiento. Posteriormente, tanto el remisero como su acompañante quedaron aprehendidos y fueron trasladados a la Comisaría 10ª, adonde quedaron alojados, y el remís, secuestrado frente a la dependencia policial.


Delitos imputados
Informaron a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital de la Policía y estos hicieron lo propio con la fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, María Laura Martí, que ordenó que continuaran privados de su libertad, que sean identificados y que se les forme causa como presuntos autores del delito de "amenaza calificada por el uso de arma de fuego y portación de arma de guerra".