Policiales

Creen que el incendio al local del microcentro fue por encargue

Este jueves, en la audiencia de prisión preventiva, el fiscal dijo que una de las principales hipótesis de investigación es que el hecho tenga un autor intelectual. El imputado quedó detenido

Jueves 13 de Noviembre de 2014

El jueves, quedó detenido con prisión preventiva el hombre de 30 años acusado de haber arrojado una bomba molotov contra un negocio del microcentro santafesino en la madrugada del domingo. La decisión de mantener tras las rejas al imputado fue del juez Candioti, tras escuchar los fundamentos del pedido que formuló el fiscal, Omar de Pedro y las réplicas del defensor, Mario Guedes. 

Pero además, en su exposición, el fiscal adelantó que la hipótesis que en este momento está direccionando la investigación indicaría que el incendio fue un ataque por encargo. Esta versión cobró especial relevancia esta semana luego de la declaración del dueño del comercio atacado. El hombre contó que recientemente había tenido algunos problemas, con discusiones y amenazas, con su exnovia y con otro exnovio de ella. Según la versión del comerciante, él había recibido amedrentamiento de parte de ellos y contó que ambos sabían que usualmente él duerme en el negocio. Las casualidades hicieron que la noche del ataque él estuviera de viaje. 

En la misma línea, el fiscal hizo hincapié en la peligrosidad del imputado, quien tienen condenas por amenazas calificadas y tenencia de arma de fuego. Y también cuestionó que el imputado hubiera mentido al acusar a los policías que lo detuvieron de haberlo golpeado. “Tenemos las filmaciones de las cámaras de seguridad, y claramente muestran que es detenido sin ningún tipo de violencia”, sostuvo De Pedro. Como contrapartida, el defensor del hombre detenido el lunes a la madrugada sostuvo en la audiencia que no hay elementos de convicción suficientes para demostrar su autoría. En este sentido, Guedes consideró que si una de las víctimas solicita algún tipo de protección, el Estado tiene otros mecanismos para garantizársela, que no sea privar de libertad a una persona. Además, desacreditó el testimonio del taxista que vio cuando se produjo el ataque al comercio y dio aviso al 911. Sobre el relato del chofer, dijo que está contaminado, porque vio cuando el imputado era detenido por lo que descartó que sirva como prueba. 

La explosión

Casi en el mismo momento en que los bomberos lograron apagar las llamas, se dieron cuenta de que el incendio había sido a propósito. El lunes a la madrugada, alguien, intencionalmente, había prendido fuego a las cajas con ropa de lencería y blanco del negocio ubicado en la esquina del microcentro santafesino de 9 de Julio y Mendoza.

A las pocas horas, un hombre de 30 años fue detenido por los pesquisas y quedó acusado de daños e incendio. Mientras tanto, continúan los peritajes para sumar pruebas que puedan explicar la mecánica del ataque. En la primera audiencia, el imputado quiso hablar. No solo negó todos los cargos, sino que además justificó problemas médicos para asegurar que –en su estado– no podría haber perpetrado el hecho.

Por el contrario, dijo que a esa hora de la madrugada él caminaba por las calles en busca de una mujer en situación de prostitución que suele estar en esa zona; que dio un par de vueltas, no la encontró y que ahí lo detuvo la policía. Sin embargo, contra el imputado pesa el testimonio de un taxista que prácticamente presenció el hecho.

El conductor pasó justo por la esquina del negocio afectado cuando el atacante estaba parado frente a una de las vidrieras. La situación le llamó la atención. El auto avanzó y a los pocos metros escuchó y vio la explosión y las llamaradas. Él fue quien dio aviso a la policía y fue quien aportó los primeros datos y descripción sobre la persona que vio en la puerta del negocio. Según los primeros informes, el incendio se inició con una bomba del tipo molotov. El elemento contundente usado para la rotura del vidrio del local fue una botella de vidrio que contenía combustible  y con una mecha encendida en el pico. Una vez que cayó al piso se rompió y el combustible se desparramó y las prendas que se comercializan en el local tomaron fuego. 

¿Te gustó la nota?