Policiales

Desbarataron una banda narco que tenía a su líder en la cárcel de Piñero

Es un ciudadano peruano que estaba preso desde junio. Traían cocaína desde Perú y Bolivia. Les secuestraron 15 kilos de sustancia de gran pureza

Sábado 09 de Noviembre de 2019

Una vez más una banda de distribuidores de droga era regenteada y organizada desde el calabozo de un recluso en una cárcel provincial. Esta vez el que manejaba una red de distribuidores de droga de máxima pureza, al 80 por ciento de calidad, es un ciudadano peruano, que había sido detenido por efectivos antinarcóticos de la Policía Federal el 14 de junio pasado, cuando iba a vender tres kilos de cocaína. Hoy este hombre, apodado "peruano", está preso en Piñero. Ayer el jefe de la PFA, Néstor Roncaglia, dio por desarticulada la banda liderada por este individuo a partir de una serie de detenciones que se llevaron adelante el miércoles. Un operativo que culminó con el secuestro de 15,5 kilos de cocaína, 5,3 millones de pesos, 111 mil dólares, 11 allanamientos (incluidos dos en la cárcel de Piñero) y la detención de ocho personas. El procedimiento se mantuvo 48 horas en secreto hasta a la rueda de prensa de presentación oficial. Los detenidos quedaron a disposición de la fiscal federal Adriana Saccone y el juez federal Carlos Vera Barros.

El regreso

Fue la primera vez desde el 9 de mayo pasado que el jefe de la PFA, Néstor Roncaglia pisó suelo santafesino e hizo declaraciones públicas. Aquel 9 de mayo había llegado a la capital provincial para descabezar la jefatura de la delegación en la ciudad y poner en funciones a los nuevos jefes: el comisario Mariano Valdés y el subcomisario Higinio Bellagio. Los miembros de esa dupla duraron cuatro meses en sus puestos, luego de que Valdés y la suboficial Roxana González quedaran implicados en un oscuro episodio la noche del 9 de setiembre pasado sobre la autopista Buenos Aires-Rosario. En ese hecho Valdés resultó baleado en una pierna.

El miércoles efectivos de la división antidrogas Rosario de la PFA realizaron un operativo en la esquina de Avellaneda y Amenábar y lograron detener a cuatro personas en plena transacción de siete kilos de cocaína de máxima pureza.

Tres millones para comprar

Los compradores se desplazaban en un Chevrolet Aveo y llevaban alrededor de 3 millones de pesos en efectivo. Los vendedores tenían esa mercancía de máxima pureza en un Peugeot 207. Cada uno de esos siete kilos podría ser estirado hasta cuatro veces y mantener un porcentaje de calidad para la venta al menudeo. Los panes de drogas a la venta tenía en relieve y como marca una corona. Con eso quedó sellado el nombre del operativo: "Coronas blancas".

Mientras se realizaba la detención por el lugar pasó una Toyota Amarok, que ya estaba mencionada en la causa. En cuestión de segundos una brigada de la PFA la persiguió y en Avellaneda y Montevideo le dio alcance. El vehículo era conducido por el apodado "Eric", también mencionado en los expedientes, quien a los ojos de los investigadores estaba tutelando la venta.

Inmediatamente el juez Vera Barros rubricó 11 órdenes de allanamiento gestionadas por la fiscal Saccone y efectivos de la PFA procedieron a requisar dos celdas de la cárcel de Piñero, uno de los calabozos pertenecía al "peruano", actualmente procesado con prisión preventiva por el delito de comercio de estupefacientes agravado, y con nueve domicilios en el Gran Rosario. Comprobaron que uno de ellos, de Castellanos al 900, era la casa de Eric. En su interior detectaron casi ocho kilos de cocaína de máxima pureza, varios millones de pesos, alrededor de 110 mil dólares, balanzas, material para estirar la droga y celulares. La cocaína secuestrada pesó 15,5 kilos y fue valuada en aproximadamente seis millones de pesos. Ocho personas, tres de ellas mujeres, fueron detenidas y quedaron a disposición de la fiscal Saccone y el juez Vera Barros.

De acuerdo a lo indicado en el sitio oficial de la fiscalía, en la pesquisa "se detectó la comercialización de estupefacientes en gran escala por parte de una organización que respondería a un sujeto privado de su libertad, que a su vez contaría con un colaborador quien –siguiendo sus directivas– sería el encargado tanto de mantener trato con quienes los abastecerían de material estupefaciente como de proveer y cobrarles a los encargados de revender el material estupefaciente al menudeo, algunos de los cuales también lograron ser identificados y vistos incluso en maniobras de «pasamanos»".

En rueda de prensa el jefe de la PFA, acompañado entre otros por el jefe de la Brigada Antinarcóticos de PFA Rosario, Raúl Hirsch, explicó cómo funcionaba la banda.

Desde su celda

Ante un piso tapizado por billetes de dólares, pesos y ladrillos de droga, Roncaglia dejó claro que se trata de una organización de distribuidores y que traían la cocaína de máxima pureza "desde Perú o Bolivia" y que el líder de la banda "es un ciudadano peruano detenido en junio pasado cuando trataba de vender tres kilos de cocaína y seguía operando desde la cárcel". El jefe de la PFA agradeció al juez Vera Barros por lo resolutivo a la hora de permitir los allanamientos que permitieron jaquear la banda y dejó saludos de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich, quien no pudo asistir a la rueda de prensa por cuestiones de agenda. Los detenidos serán imputados en los próximos días.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario