Un descuido dejó al descubierto el horror dentro de una familia de Santa Elena, en Entre Ríos. Su teléfono celular tenía todas las pruebas para incriminarla, pero lo olvidó al alcance de su hijo y no consiguió recuperarlo a tiempo. El joven descubrió así que su mamá entregaba a su hermanita, de apenas 8 años, para que abusaran sexualmente de ella.

Los videos y los audios que tenía guardados la mujer mostraban cómo le enseñaba a la nena prácticas sexuales y lenguaje explícito, así como también otros abusos con sus propias nietas también. Todos los mensajes iban dirigidos a un hombre de Buenos Aires, que llegó a viajar para concretar el encuentro con la menor y que ahora está prófugo.

El sujeto la había contactado por Facebook y durante un tiempo el intercambio de chats entre los dos se mantuvo por Messenger y también por Whatsapp para planificar los abusos. Sin embargo, los investigadores no descartan la posibilidad de estar ante una red de pedofilia, publicó El Entre Ríos.

La madre de la víctima fue detenida por el delito de corrupción de menores y quedó alojada en la jefatura de la ciudad de La Paz a disposición de la Justicia.