Policiales

Desvalijaron una casa y se llevaron dos vehículos, dinero en efectivo y armas

Sucedió cerca de las 8 en barrio Barranquitas Este. Varios ladrones robaron un auto, una moto, cinco armas de fuego, dos cortas -una de guerra-, tres largas y cientos de miles de pesos.

Jueves 22 de Noviembre de 2018

Este jueves cerca de las 8 de la mañana, un llamado telefónico recibido en la central de emergencias 911, alertaba sobre el robo perpetrado en una vivienda ubicada sobre calle Pedro Díaz Colodrero al 3500 en barrio Barranquitas Este, a 50 metros de la avenida López y Planes. Al lugar llegaron oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos, que dialogaron con el propietario de la vivienda sobre el violento roto que fue víctima en su casa, de la que se llevaron su automóvil Chevrolet Corsa gris con chapa patente PJO 572, una motocicleta CBR 600 con vivos rojos y blancos (dominio 430 DMR), una pistola calibre 9 milímetros, otra pistola, en este caso una Pietro Beretta calibre 6,35 (o de bolsillo como se la reconoce vulgarmente), 3 carabinas calibre 22, una de ellas con mira telescópica, y vestimenta usada por los aficcionados al motociclismo de aventura. El interior de la vivienda quedó completamente revuelta.

La investigación de los primeros indicios fue realizada por los oficiales y suboficiales de Orden Público y de Cuerpos de la policía capitalina, que observaron que el portón fue forzado, y que posteriormente varios delincuentes ingresaron al interior del inmueble con un evidente conocimiento.

Embed

Robaron todo lo de valor

Después, los delincuentes -más de dos se presume- buscaron las llaves del automóvil robado, le dieron marcha y lo sacaron de la cochera, y en igual sentido, actuaron con mucha normalidad respecto de la motocicleta de alta cilindrada, ya que se trata de una Honda CBR 600. Hasta ahí, el rosario de casualidades permanentes jugo siempre a favor de los delincuentes. Pero, el robo de cinco armas de fuego, dos cortas, una pistola calibre 9 mm. -que es un arma de guerra- y una Beretta calibre 6,35, como tres carabinas, una de ellas de última generación y con mira telescópica, además de una suma de dinero importante en decenas de miles de pesos en efectivo.

La primera conclusión policial sobre este caso, es que por algún motivo, quienes ingresaron al interior del inmueble tuvieron un muy marcado conocimiento de los movimientos de la familia damnificada por el robo. La hora elegida del golpe, y los bienes que se llevaron. "Fue un golpe demasiado perfecto para ser todo obra de la casualidad", alcanzó a soltar uno de los viejos policías que trabajó en el lugar.

Peritajes criminalísticos

Informaron la novedad sobre el robo perpetrado en la vivienda a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe, y éstos hicieron lo propio con la fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Gabriela Arri, que enterada de los cada uno de los pormenores y detalles del robo en la secuencia horaria en que se produjo, ordenó que todo lo investigado en primera instancia por policías capitalinos sea girado a la Policía de Investigaciones (PDI) Región 1°, con toda la información colectada hasta el momento, además de la realización de los peritajes criminalísticos de rigor en el inmueble, con particular énfasis en las aberturas de la vivienda respecto de las que fueron forzadas, como la ubicación de las cosas.

Además, y como medida completamentaria, en función de los dos vehículos que fueron robados en el interior del inmueble, fue ordenado a los operadores de las cámaras de videovigilancia de la central de emergencias 911, que se realice un pormenorizado trabajo en todo el sector para registrar el tránsito de los vehículos, y en la medida de los posible, obtener los rostros de los delincuentes que asestaron el quirúrgico robo.

¿Te gustó la nota?