Este martes, después de las 3.30, en inmediaciones de Rivadavia y La Rioja, en el microcentro, persiguieron y arrestaron a un sujeto que había roto una vidriera de un local comercial y se fue corriendo del lugar con una computadora. El caco fue identificado como L. J. G., de 26 años, quien durante el día es uno de los "trapitos" de la zona.

A las 3.35, un taxista se convirtió en involuntario testigo de la salida de un desconocido del local de una compañía de seguros con el monitor de una computadora bajo el brazo. El chofer llamó al 911.

Entonces, uniformados de la Comisaría 1ª que patrullaban el sector, lograron detener al maleante con la computadora sustraída.

Informaron la novedad a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital, y estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, quien ordenó que el muchacho continúe privado de su libertad, que sea identificado y que se le forme causa por el delito de "robo".