Policiales
Domingo 12 de Noviembre de 2017

Detuvieron a un búlgaro cuando estaba robando un cajero automático

Ayer sábado, a las 17, arrestaron a M. A. en una sucursal del banco Macro de Rosario. Llevaba elementos para sustraer dinero en los cajeros automáticos bajo la modalidad conocida como "pescador".

Ayer, a la tarde, en San Lorenzo al 1300 en una sucursal del banco Macro ubicada en el corazón del microcentro rosarino, atraparon a un ciudadano búlgaro, M. A. de 27 años, con elementos de los denominados "pescador" que son colocados en la boquilla de entrega de dinero de los cajeros bancarios, y que retienen la plata que intenta retirar el dueño de una tarjeta de débito (o crédito). El malhechor fue esposado ante la mirada atónita de los peatones, y luego lo alojaron en la Comisaría 2ª de Rosario.


Pescador
Es un ardid montado que consiste en colocar una chapa metálica o de plástico rígido en las boquillas de las que se extraen los billetes en los cajeros automáticos, y que adentro tiene una cinta adhesiva. Entonces, cuando un cliente realiza una operación de extracción, el tique sobre la entrega del efectivo sale normalmente, pero los billetes quedan atrapados en el interior. Luego, el cliente se va indignado para hacer la denuncia telefónica en la casa central bancaria, y los bandidos ingresan y se llevan el dinero.



Filmado, y preso
Pero, en este caso en particular, el operador de la cámara de vigilancia dispuesta en el interior del banco, percibió la maniobra de lo que parecía un cliente, cuando en realidad no estaba tratando de operar en el cajero, sino realizando el montaje para sorprender a desprevenidos. Entonces, desde la agencia de vigilancia privada alertaron al 911, y se envió para hacer una verificación a efectivos de la Brigada Motorizada, quienes lograron apresar al búlgaro, identificado como M. A. de 27 años. Con el secuestro de los elementos probatorios de la maniobra lo trasladaron a la Comisaría 2ª.


Informaron la novedad al fiscal en turno de Flagrancia, Matías Ocariz, que ordenó que el delincuente aprehendido continúe privado de su libertad, y que las actuaciones sean giradas a los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI).