Policiales

Detuvieron a un líder espiritual acusado de trata de personas

El detenido captaba a personas en situación de vulnerabilidad a través de las redes sociales, les ofrecía formar parte de una comunidad evangélica cristiana, un lugar para dormir y oportunidades de salida laboral

Jueves 04 de Marzo de 2021

La Policía Federal Argentina llevó a cabo un operativo en la provincia de Córdoba que culminó con la detención de un supuesto líder espiritual, acusado por el delito de trata de personas. La captura lograda por trabajadores de la fuerza de seguridad federal guarda relación con los allanamientos realizados el 31 de diciembre pasado cuando se llevó a cabo un procedimiento en el que se recató a seis personas víctimas de trata laboral. Además, en aquella oportunidad se secuestró un kilo de marihuana, computadoras, teléfonos celulares e importante documentación de interés.

Tras aquel operativo, la ministra Sabina Frederic había manifestado que la investigación debía continuar ya que el rescate de las víctimas de trata requería dar con el responsable y desarmar las formas de captación de las personas para que se completara el procedimiento. De ese modo, finalmente, se neutralizaría la consecución del delito, uno de los denominados “delitos complejos” que mayor preocupación viene generando a nivel nacional e internacional.

La investigación de los miembros de la PFA permitió identificar el modus operandi mediante el cual el detenido captaba a personas en situación de vulnerabilidad a través de las redes sociales, les ofrecía formar parte de una comunidad evangélica cristiana llamada “Secta Dimensión Cielo”, un lugar para dormir y oportunidades de salida laboral.

Las pesquisas del personal de la Unidad Operativa Federal San Francisco permitieron establecer que luego de recibir y acoger a las personas, el acusado se encargaba de manipular y realizar coerción psicológica sobre ellas, quienes finalmente terminaban viviendo en situación de precariedad, privadas de su libertad y sin ningún tipo de contacto con el exterior. Para lograr su cometido, el líder retenía su documentación y obligaba a las víctimas a adoptar nuevos nombres que hacían referencia a la alabanza a Dios. Asimismo, también se pudo comprobar que las personas cautivas eran sometidas a explotación laboral, maltrato físico y, además, sufrían el suministro de drogas y alcohol. Según se logró establecer, además las víctimas cumplían extensas jornadas laborales, carecían de días francos y de vacaciones, vivían en el mismo lugar de trabajo y dormían sobre colchones tirados sobre el piso en condiciones de precariedad y hacinamiento.

Con los datos recabados y los elementos de prueba conseguidos, el Juzgado Federal de San Francisco, a cargo del juez subrogante Roque Rebak - Secretaría a cargo de Agustina Felizia, ordenó la detención del acusado, quien quedó a disposición del juzgado interventor.

Este operativo vuelve a mostrar la eficacia que se desprende del trabajo que las fuerzas federales están llevando adelante en materia de investigación criminal y su articulación con el Poder Judicial, línea de trabajo que la gestión que encabeza Frederic ha planteado como crucial para impedir el delito complejo y mejorar los resultados de las acciones judiciales correspondientes.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario