Policiales
Jueves 09 de Noviembre de 2017

Dictaron la disponibilidad para los cuatro policías apresados el lunes en Barranquitas

Se trata de los cuatro suboficiales: dos del Comando Radioeléctrico, uno de la 6° Inspectoría Zonal y otro del Grupo de Operaciones Especiales (GOE). La Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital, ordenó el pase a disponibilidad. Mañana será celebrada la audiencia de prisión preventiva

El miércoles, antes de la medianoche, fueron notificados los cuatro policías aprehendidos el lunes, sobre la orden de disponibilidad ordenada por el Jefe de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe, comisario mayor Luis María Siboldi, decisión que fue tomada como consecuencia de la presunta responsabilidad criminal que pesa sobre todos ellos desde que fueron aprehendidos a la madrugada del último lunes.


Imputados de graves delitos
El martes, la fiscal del Ministerio Público de la Acusación, Gabriela Arri, durante la audiencia imputativa que fue celebrada ante el juez de la Instrucción Penal Preparatoria, Eduardo Pocoví, los imputó como presuntos autores de los siguientes delitos: "tentativa de robo calificado en poblado y en banda, agravado por ser cometido por el uso de arma de fuego y por integrantes de fuerzas de seguridad, allanamiento ilegal, tenencia ilegítima de arma de guerra y tentativa de falsificación de documento público.

Identificados

Los cuatro policías aprehendidos por oficiales y suboficiales del Comando Radioeléctrico capitalino fueron identificados como A. O. C. de 41 años y E. S. R. de 36, ambos del Comando Radioeléctrico, L. A. V. de 32 de la 6° Inspectoría Zonal y C. B. G. del Grupo de Operaciones Especiales (GOE).


La disponibilidad

Si bien los policías continúan privados de su libertad, aunque están comunicados, su situación procesal tiene pendiente para este viernes, la audiencia de prisión preventiva, para saber si recuperan su libertad o continúan detenidos. Aunque la medida de la disponibilidad ordenada, avanza su situación de revista en la Policía de Santa Fe, ya que no prestaran servicios ordinarios, les fue quitada la cédula que los acredita como policía y una sensible disminución del 25 por ciento del sueldo. La situación se prolongará hasta la finalización del proceso penal, y si la sentencia es condenatoria, serían pasibles de destitución de fuerza policial.