"Si me atengo a la realidad jurídica del caso, mis expectativas deberían ser inmejorables. Evidentemente no apareció ninguna prueba en contra de Tognoli, ni debería aparecer, porque se partió de una acusación sobre hechos inexistentes".

Así se manifestó esta mañana Néstor Oroño, abogado defensor del exjefe de la policía provincial Hugo Tognoli, quien está acusado de brindar protección a dos narcotraficantes de la zona sur de Santa Fe.

Por qué importa

Esta mañana se conocerá el veredicto del Tribunal Federal que encabezó el juicio al exfuncionario policial. Tognoli está acusado de conformar una supuesta "empresa criminal conjunta" con narcos del sur provincial que supuestamente le brindaba cobertura a Carlos Andrés Ascaíni y a Aldo "Totola" Orozco, dos de los 22 acusados junto al comisario retirado.

Su defensor brindó declaraciones al programa "Zysman 830" que se emite por La Ocho y remarcó que la acusación contra Tognoli "está divorciada de la realidad y responde a motivaciones que no tienen nada que ver con lo jurídico".

"Pero tampoco puedo ser tan inocente después de 30 años de profesión de dejar de considerar que la política tiene una injerencia muy fuerte en la Justicia, sobre todo en casos como este. Eso me lleva a tener cierta cautela", remarcó Oroño.

Al ser consultado sobre si en el proceso se pudo comprobar una presunta protección de su cliente a traficantes, Oroño respondió: "De ninguna manera, al contrario. Quedó acreditado que Tognoli dio la orden de llevar a cabo el procedimiento con la detención de Ascaíni. No hay indicios que permitan afirmar que Tognoli y Ascaíni hayan tenido algún tipo de trato y menos con Orozco".

¿Cuáles eran los intereses políticos que pudieron atravesar la causa judicial?

"Al momento de la denuncia tenemos que tener presente la realidad política de entonces. Sobre todo ver quién estaba al frente del Ministerio Público Fiscal de la Nación. Había una militante como Alejandra Gils Carbó, quien tuvo una vergonzante actuación, nefasta, para la Justicia argentina. El diario en el que se motorizó y lo que ocurrió luego de que apareció esta noticia en ese medio que era afín al gobierno kirchnerista, y además la total orfandad de pruebas. La forma en que actuaron los fiscales a partir de que se desencadena este operativo. Todo eso dio una clara connotación política a lo que fue la denuncia. El otro problema que califico como político tiene que ver con las repercusiones que tiene el narcotráfico en nuestra provincia y que atraviesa y vincula indirectamente a esta cuestión".

Fuente: La Capital