Judiciales
Lunes 30 de Octubre de 2017

El piloto fallecido en Esperanza no tuvo ningún problema de salud previo a estrellarse

Así lo indicaron desde la Unidad Fiscal del departamento Las Colonias a UNO Santa Fe. El sábado ordenaron la autopsia del cuerpo, la cual determinó que murió a causa del propio accidente.

arlos Eduardo Valinotti (55), el piloto del Cesna C-1500 que se estrelló el fin de semana en un campo de la ciudad de Esperanza, cuando volaba con destino al aeródromo de Gálvez, no sufrió ningún problema en su salud previo al fatal desenlace. Así lo determinó la autopsia realizada al cuerpo tras la orden de la fiscal del departamento Las Colonias, Laura Urquiza.

Según el informe médico –realizado ayer en la morgue judicial–, la causa de muerte de Valinotti fue un traumatismo de tórax que provocó el cortamiento de la aorta y generó así el deceso. El cuerpo no presentaba heridas de armas de fuego ni cortopunzantes. Tampoco había signos de violencia.

La autopsia permitió que los investigadores del suceso concluyan en que la causa principal del estrellamiento fue a causa de que Valinotti, como caía la noche, intentó aterrizar en un campo ubicado a 1500 metros de la ruta 70 y terminó impactando contra un árbol.

• LEER MÁS: La Justicia ordenó la autopsia del piloto de la nave estrellada en Esperanza

Por otra parte, familiares del occiso indicaron en Fiscalía que no existía ningún parentesco con quien también falleció en la zona de Tacural (departamento Castellanos) el pasado 11 de octubre. Aquel piloto fue identificado como Hilario Alcides Valinotti, quien trabajó durante 35 años en Aerolíneas Argentinas.

El suceso ocurrió en la noche del viernes cuando el hombre –oriundo de Tierra del Fuego– despegó desde Esperanza en el Cesna C-1500 con destino al aeródromo de la ciudad de Gálvez, en el departamento San Jéronimo. Dicho viaje es de 85 kilómetros aproximadamente.


El piloto partió a las 19.45 de la cabecera del departamento Las Colonias pero nunca llegó a su destino, situación que causó gran misterio entre los encargados del aeroclub de Gálvez.
Al día siguiente y luego de rastrillajes llevados a cabo por efectivos de la Unidad Regional XI, la avioneta –con vivos rojos y negros– fue encontrada en un campo cercano a la ruta 70 incrustada en un árbol, mientras que el cuerpo de Valinotti se hallaba a 30 metros de la misma.