Ladrones ingresaron el martes a la noche al inmueble ubicado en 12 de Septiembre 2965, en Santo Tomé, el cual funciona como depósito de un reparto de soda. "Entraron por la casilla de gas que no está conectada, la abrieron rompiendo a martillazos la pared y se metieron", relata Rodolfo Barraza, propietario del inmueble desde hace 20 años. Esta es la primera vez que le toca atravesar un episodio de esta naturaleza.

Los intrusos se hicieron de las herramientas que se encontraban en el lugar, algunas de gran tamaño y peso. Motoguadañas, cargador de batería, llaves, una moladora, algunos de los objetos que Barraza denunció que faltaban ante la policía.

El robo habría tenido lugar entre las 0 y las 2 de la madrugada del miércoles. A pesar de que los ladrones ingresaron por la parte delantera del edificio y realizaron un agujero a martillazos, ningún vecino se percató de lo que sucedía. "Los vecinos escucharon ruidos, pero el martes a la noche llovía y tronaba", relata la víctima. La tormenta de esa noche colaboró para que los intrusos pudieran trabajar a sus anchas.

El espacio funciona como un depósito en el cual Barraza almacena las herramientas, producto del trabajo de toda su vida.

"Aparentemente eran pequeños por el tamaño del boquete y debe haber sido un grupo con vehículo -estima Barraza por la cantidad de herramientas que faltaron del lugar-. Revolvieron todo y se llevaron muchas herramientas, máquinas, moladoras, llaves, motoguadañas, se han llevado muchas cosas. A medida que uno va buscando se da cuenta de que se llevaron algo".