Policiales
Lunes 20 de Noviembre de 2017

Entregó a su hijo a la policía porque baleó a una mujer que después falleció

Sucedió el domingo, cuando Paola Lorena Pirra, de 26 años, murió en el hospital al que había sido trasladada luego de recibir un balazo en su domicilio de la localidad de Frontera, en el departamento Castellanos. Se investigan los hechos.

El domingo, a las 18, murió en el hospital Iturraspe de la ciudad de San Francisco, en la provincia de Córdoba, una mujer que fue identificada como Paola Lorena Pirra, de 26 años, la que fue impactada en la espalda con un balazo que ingresó en la zona interescapular derecha sin orificio de salida, en un hecho sucedido a las 15.30 en un departamento interno de Frontera, departamento Castellanos.

La novedad sobre el deceso de la víctima fue inmediatamente comunicada a la Comisaría 6ª de Frontera, y estos hicieron lo propio con la jefatura de la Unidad Regional V Castellanos de la Policía de Santa Fe. Ante denuncias de los vecinos, se habían presentado en una de las populosas barriadas y constataron que había una mancha de sangre en el piso de una vivienda, y preservaron la escena en la que fueron realizados los peritajes criminalísticos por pesquisas del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI).

Antes de la muerte de Pirra, y para sorpresa de los policías del tercio de guardia de la Comisaría 6ª, una mujer llegó acompañada de su hijo de 20 años, el que fue identificado como N.P., y el joven admitió ante los policías que estuvo manipulando un revólver calibre 32 cuando, por motivos desconocidos, se accionó el mecanismo de disparo y salió un balazo que impactó en la espalda de Pirra. En ese momento, fue socorrida por los vecinos del barrio que la trasladaron hasta el hospital Iturraspe de la ciudad de San Francisco, Córdoba. Luego, otro familiar se presentó con un revólver calibre 32 y se lo entregó a la policía.


Hechos anteriores
Luego del deceso de Pirra, se sumaron al esclarecimiento del caso los pesquisas de la Policía de Investigaciones (PDI) que supieron junto a sus pares de la Comisaría 6ª de Frontera, que el sábado a las 15.30, Paola Lorena Pirra junto con un familiar estaban en la puerta de la vivienda, cuando dos desconocidos que se movilizaban en una motocicleta, les dispararon balazos. El familiar de Pirra sacó un revólver calibre 32 y como respuesta le disparó. Entraron a la vivienda, llegó un muchacho de 20 años que se puso a limpiar y a manipular el revólver 32, cuando se produjo el disparo que hirió a Pirra, y que luego le produjo la muerte.


Consecuencias
El muchacho de 20 años, identificado como N.P., que fue llevado por su madre hasta la Comisaría 6ª de Frontera por su madre, quedó aprehendido en el marco de la causa y será sometido a exámenes toxicológicos. El revólver con el que se produjo el disparo seguirá incautado y sometido a peritajes criminalísticos. El cadáver de Pirra fue trasladado a la morgue judicial para que los médicos forenses practiquen la autopsia.

Todo lo acontecido fue informado a las jefaturas de la Unidad Regional V Castellanos y de la Policía de Investigaciones (PDI. Estos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, que ordenó la realización de todos los peritajes en la vivienda donde ocurrieron los hechos. Ordenó que el joven aprehendido de 20 años continuara privado de su libertad e incautada el arma secuestrada con la que se produjo el disparo.