El viernes antes de las 20, en el kilómetro 497 de la ruta nacional 11, altura de la localidad de Candioti en el departamento La Capital, el conductor de un automóvil embistió a dos ciclistas que transitaban en el mismo sentido. Uno de ellos de 22 años fue identificado como Michael Ferreyra de 22 años falleció instantáneamente, en tanto, el otro llamado Ricardo Armando Ferreyra de 43 años, fue derivado en primera instancia al hospital Cullen, adonde constataron su fallecimiento a las 22.05 de la víspera.

Denuncia

A las 19.50, dos ciclistas transitaban por el kilómetro 497 de la ruta nacional 11, a la altura de localidad de Candioti y por causas que son motivo de investigación policial y judicial, fueron embestidos por el conductor de un automóvil Peugeot modelo 208 con chapa patente AC 268 KA que era conducido por MFP de 49 años. Como consecuencia del violento impacto, los dos cayeron al pavimento y quedaron tendidos e inmóviles. Los automovilistas que atravesaban la zona fueron los primeros que observaron el suceso e inmediatamente lo denunciaron a la central de emergencias 911 y así fue como llegaron oficiales y suboficiales del tercio de guardia de la Comisaría 22° de la policía capitalina.

Ambos fallecieron

Luego, el médico policial constató el fallecimiento en el lugar de Michael Ferreyra de 22 años, en tanto, el otro Ricardo Armando Moreyra de 43, fue trasladado de urgencia hasta el hospital protomédico Manuel Rodríguez de Recreo Sur y posteriormente al hospital Cullen de la capital santafesina, adonde fue recibido por los médicos de la Emergentología que lo recibieron en el shockroom para pacientes en estado crítico, le brindaron asistencia respiratoria mecánica y lo compensaron, pero constataron su fallecimiento a las 22.05.

Peritajes criminalísticos

Informaron la novedad sobre los fallecimientos de ambos ciclistas con sus identidades y demás circunstancias a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe, y éstos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Minsterio Público de la Acusación, que ordenó que los agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) realizaran los peritajes criminalísticos de rigor en el lugar del violento choque, como la determinación del funcionamiento de las cámaras de videovigilancia instaladas en el lugar, y que luego fueran remitidas las actuaciones a esa sede judicial.