Por Leonardo Otamendi

otamendi.leonardo@diariouno.net.ar

@LeoOtamendi

En Godoy Cruz, en la tarde de este miércoles, se produjo una golpiza que siguió con una persecución policial, un tiroteo con los agresores, la detención de un presunto homicida y un grupo de uniformados apedreados por los vecinos que no querían que arrestaran al sospechoso. Además, dos móviles terminaron dañados.

Todo comenzó en un taller mecánico ubicado en calle Gorriti 2.975. Allí ingresaron cinco personas, entre ellas un menor de edad apodado “El Factura”, buscando a un hombre: Pablo Sebastián Maresca. Al parecer, tenían que arreglar algo pendiente porque uno tenía un arma de fuego y otro una blanca.

Al hombre que buscaban le dieron una feroz paliza, provocándole pérdidas de piezas dentarias y también fractura en el tabique nasal.

Mientras golpeaban a Maresca ingresó un llamado al 911 reportando un asalto. Quien llamó y observó lo que ocurría en al taller creyó que era un robo. Por ello dos móviles policiales se trasladaron hasta la calle Gorriti y observaron cuando los atacantes escapaban hacia el barrio Parque Sur.

Se inició una persecución que incluyó intercambio de disparos entre policías y quienes habían golpeado al hombre del taller.

Ya en el interior del Parque Sur, arrestaron a uno de los atacantes que era buscado por la Policía como sospechoso del crimen de Juan Jofré (35) ocurrido el pasado 29 de abril en Godoy Cruz. Se trata de Cristian Damián Jofré Montenegro (28); su hermano ya estaba detenido por el mismo hecho.

Durante el arresto de Jofré Montenegro los vecinos salieron a solidarizarse con él y comenzaron a apedrear a los efectivos. Los móviles terminaron con vidrios rotos, abolladuras y un uniformado con fractura en su muñeca izquierda por uno de los proyectiles arrojados.