En el filo de la medianoche del viernes, la oportuna intervención de tres suboficiales policiales de la ciudad de San Justo permitió salvarle la vida a una beba de un año y medio con severos problemas respiratorios. Los policías pudieron hacerle maniobras de reanimación cardio pulmonr (RCP) hasta que llegaron hasta el Samco sanjustino adonde quedó a cargo de los médicos que la compensaron y dejaron internada en observación.

Desesperación

El viernes a las 23.40, tres suboficiales de la Comisaría 2ª de la ciudad de San Justo patrullaban su jurisdicción cuando al llegar a la esquina de Pedro Millán y San Roque, observaron la presencia de una mujer que corría hacia el móvil policial con el brazo levantado, en señal de auxilio, mientras eque en el otro brazo llevaba alzada una criatura. Walter Cardozo, David Gaitán y Ramón Velázquez sin dudarlo pararon el vehículo, bajaron, dialogaron con la mujer y ella entre sollozos les gritó: "estoy desesperada, mi hija está ahogada y no respira, se va a morir, por favor necesito ayuda".

Los policías la subieron al patrullero; quien iba de acompañante informó el caso a la Jefatura policial y el tercero, cuando estaban de camino al Samco, tomó a la pequeña que no reaccionaba a ningún estímulo, le realizó maniobras de reanimación cardio pulmonar (RCP) hasta que comenzó a respirar con cierta normalidad. Luego, llegaron al centro asistencial y pusieron a la menor en manos de los médicos, que finalmente actuaron estabilizándola en compañía de su madre.

Reconocimiento

El lunes, los tres policías junto a la joven mamá, la pequeña y su hermana, se sacaron una fotografía con los tres suboficiales policiales Walter Cardozo, David Gaitán y Ramón Velázquez, y compartieron varios minutos en los que recordaron los difíciles momentos que tuvieron que atravesar este fin de semana con final feliz. La Jefatura de la Unidad Regional XVI San Justo felicitó la labor humana del personal policial que actuó con humanidad y profesionalismo, con mención especial para ser incorporada en la foja de servicios de los policías.