Policiales
Sábado 20 de Enero de 2018

Hallaron muerto a un hombre en la costa del río Salado que era buscado desde el 11 de enero

Se trata de Eduardo Raúl Worh. Su familia había formulado un pedido de paradero en la Policía, haciendo constar que padecía problemas de salud. Al lado del cadáver fue hallada su bicicleta, y no fueron hallados indicios de violencia.

Este sábado, cuando faltaban algunos minutos para llegar al mediodía, en la costa del río Salado a la altura de calle Derqui en la ciudad de Santo Tomé, un hombre halló el cuerpo de una persona en avanzado estado de descomposición y con una bicicleta a su lado. El vecino ante la sorpresa del hallazgo inmediatamente denuncia el suceso a la central de emergencias 911. Así fue como llegaron al lugar oficiales y suboficiales de las agrupaciones Cuerpos y Orden Público, los que preservaron el lugar y luego recibieron al médico de la repartición policial y a los agentes del área Científica de la Policía de Investigaciones (PDI) que fueron los responsables de la realización de los peritajes criminalísticos de rigor.


Peritajes
Luego del trabajo policial, y con el informe del médico, se supo que el cadáver hallado pertenece a Eduardo Raul Wohr de 69 años, quien contaba con un pedido de paradero que fue hecho por sus familiares el 11 de enero de 2018, en los que dejaron constancia que el hombre padecía problemas de salud. Conforme a la constatación del médico policial, el cadáver tenía un avanzado estado de descomposición, por lo que se presume que la muerte es de varios días, y recomendó la realización de la autopsia. En el lugar del hallazgo no hubo indicios que permitan estimar que se trato de una muerte violenta, y la bicicleta de Worh quedó a su lado.


Necropsia
Informaron la novedad sobre el hallazgo de Worh a la Jefatura de la Unidad Regional 1° La Capital de la Policía de Santa Fe y al fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Roberto Apullán, y éste por las características del caso lo derivó a la fiscal de la Unidad Especial de Homicidios, Cristina Ferraro, que ordenó los peritajes criminalísticos en el lugar del hallazgo y posteriormente, el traslado del cadáver a la morgue judicial para la realización de la necropsia, para establecer de manera fehaciente por parte de los médicos forenses si se trató de una muerte natural o de una muerte violenta.