El sábado, durante la ejecución de operativos de prevención activa con chequeos selectivos de personas y de vehículos en la esquina de Junín y 9 de Julio, dos desconocidos que viajaban en una motocicleta eludieron el control y escaparon a toda velocidad por calle 9 de Julio.

Dos oficiales de la Brigada Motorizada salieron a perseguirlos, hasta que finalmente lograron encerrarlos y aprehenderlos en Pasaje Irala y 1° de Mayo en el barrio Mariano Comas. Mientras tanto, uno de los oficiales que estuvo en la persecución y que vio cuando arrojaron un bulto al pastizal de una vereda de 1° de Mayo y Mariano Comas, comunicó la novedad a la central de emergencias 911. Dos suboficiales de la Brigada Operativa de Prevención Policial (BOPP) recorrieron el lugar y hallaron en el césped de una vivienda una pistola calibre 22 con una bala en la recámara y otras cinco en el almacén del cargador, y secuestraron la motocicleta en la que se movilizaban.

Los dos delincuentes fueron identificados como L.A.M., de 18 años y A.D.L., de 32, quienes fueron esposados frente a los vecinos del barrio que, alertados por las sirenas policiales, salieron fuera de sus viviendas y se transformaron en testigos del procedimiento policial de aprehensión. Posteriormente fueron traslados hasta la Comisaría 1ª de Santa Fe.

Informaron la novedad sobre el resultado del procedimiento a la jefatura de la Unidad Regional I La Capital de la Policía y éstos hicieron lo propio con el fiscal en turno del Ministerio Público de la Acusación, Gustavo Urdiales, que ordenó que ambos aprehendidos continuaran privados de su libertad, que sean identificados y que se les forme causa a uno de ellos como presunto autor del delito de "resistencia a la autoridad" y al otro por "portación indebida de arma de fuego de uso civil".