Judiciales
Jueves 31 de Agosto de 2017

Imputaron al cirujano santafesino involucrado en la red de trata con anclaje en París y Roma

La atribución de los hechos se dio en el marco de la audiencia indagatoria realizada en la tarde del miércoles en los tribunales federales de Comodoro Py, en la ciudad de Buenos Aires.

A dos días de ser detenido en su vivienda del barrio Candioti Sur, la Justicia Federal porteña imputó al cirujano santafesino acusado de integrar una red de trata de personas con vínculos en el interior del país y anclaje en los países de Francia e Italia.

Se trata de Mario Carande (66), el médico, que el pasado martes fue allanado en su vivienda de Calchines al 1500 por agentes de la Policía Federal de Santa Fe y de Migraciones tras una orden de detención solicitada por el fiscal de la causa, Ramiro González y avalado por el juez federal Nº 7, Sebastián Casanello.

La imputación de los hechos al cirujano santafesinos, fue en la tarde del miércoles en el marco de la audiencia indagatoria, donde la Fiscalía Nº 7 le atribuyó el delito de trata de personas con fines de explotación sexual por haber operado a mujeres trans que eran alojadas en el hotel Gondolín de Villa Crespo, en la ciudad de Buenos Aires, luego de ser trasladadas desde el interior del país.

La imputación también fue para las otras catorce personas que fueron detenidas tanto en Buenos Aires, como en los allanamientos ejecutados en las provincias de Salta, Jujuy, Tucumán y Chaco.


carande.jpg
<b>Trasladado</b>. El martes, el médico fue identificado en la Policía Federal de Santa Fe y luego llevado a Comodoro Py, en Buenos Aires.
Trasladado. El martes, el médico fue identificado en la Policía Federal de Santa Fe y luego llevado a Comodoro Py, en Buenos Aires.


Fuentes judiciales indicaron a UNO Santa Fe, que por estas horas el Juez Casanello –quien dictó el secreto de sumario– determinará si ordena que las personas detenidas en los allanamientos continúen privadas de su libertad o si se determinan medidas alternativas.


La causa tiene acusadas a tres mujeres trans como las líderes de la organización, las cuales, por medio de distintos contactos establecidos en las provincias de Salta (Campo Santo y ciudad de Salta), Chaco (Resistencia) y Tucumán (San Miguel y La Banda del Río Salí), lograban captar jóvenes trans muy vulnerables –con escasa instrucción educativa y de muy bajos recursos– para luego trasladarlos al hotel Gondolín, en calle Aráoz al 900 de la zona de Villa Crespo en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

Una vez trasladadas a ese hotel, las víctimas debían abonar una suma de $4.000 a quienes regenteaban el espacio. También pagar los servicios de agua, luz y gas. Para ello, tenían que prostituirse en la zona del parque 3 de Febrero donde además debían ofrecer estupefacientes.


Las víctimas, en caso de ser "elegidas" por sus captores, eran llevadas a Europa (París y Roma). Previo a ello, debían operarse quirúrgicamente en una clínica de la ciudad de Santa Fe capital ubicada en Balcarce y Las Heras, donde allí, el médico Carande efectuaba la intervención en los cuerpos por medio de implantes mamarios y renovación estética de rostro.