Una joven arquitecta de 26 años, acusada de cercenar los genitales y causarle serias lesiones con una tijera a un hombre de 40 con el que mantenía una relación sentimental en un departamento de la ciudad de Córdoba, fue imputada de "lesiones gravísimas" y era mantenida en prisión.

La acusación pesa sobre Brenda Barattini, quien fue alojada en la prisión de Bouwer y en las próximas horas iba a ser sometida a pericias psiquiátricas, después del ataque cometido en un departamento situado en Chacabuco al 500, del barrio Nueva Córdoba.

El episodio se produjo el sábado último, cuando de acuerdo con la investigación de la Policía local, y por motivos desconocidos, Barattini atacó al hombre mientras ambos se encontraban acostados.

Se escucharon terribles gritos en el departamento y los vecinos del edificio llamaron a la Policía.

Mientras la mujer fue detenida, el hombre fue llevado al Hospital de Urgencia de la ciudad, donde permanecía internado en estado delicado, aunque alojado en una sala común.

De acuerdo con las investigaciones realizadas, Barattini y la víctima mantenían una relación sentimental oculta y no se había podido verificar ninguna clase de acción violenta por parte del hombre en perjuicio de la agresora.

En ese sentido, las sospechas apuntaban a una especie de "juego sexual" en medio del ataque, en el que la víctima tenía los ojos tapados.

En el departamento en el que se produjo el ataque, la policía logró secuestrar una tijera con la que habría sido mutilado el hombre.

El incidente rememoró para muchos al caso de la ecuatoriana Lorena Gallo, más conocida como Lorena Bobbit, quien en los Estados Unidos, donde residía le cortó el pene a su esposo, el marine norteamericano John Wayne Bobbit. El ataque fue perpetrado por la mujer, entonces de 23 años, tras ser sometida a maltratos y abusos, según reconoció posteriormente el hombre, quien entonces tenía 26 entonces.